Ciudad de Quebec y su legado historico

Si Montreal brilla por su modernidad la ciudad de Quebec lo hace por su arquitectura histórica. Al menos esto es lo que se me grabo en la mente después de haber pasado medio día en el centro histórico 🙂

Llegando a Quebec desde Montreal

En automóvil se llega en unas dos horas y medio tomando la transcanadiense. Tomen en cuenta que esa cantidad de tiempo es corta en países tan grandes como los de Norteamerica. Así que era mas que aceptable para un viaje de ida y vuelta el mismo día desde Montreal.

El camino es prácticamente todo recto así que a los que les gustan las curvas se aburrirán un poco. Por otra yo me divertí bastante con algunos letreros poco comunes que me encontré en la carretera.

Visitando el centro histórico de Quebec

Al llegar lo primero fue: comer 😀 hay varios restaurantes típicos en la zona así que no hay pierde. Después de llenar el estomago fuimos a tomar el viejo funicular que, aunque corto, ahorra una subida que cansa y además se puede disfrutar de la vista. Lo de viejo es un nombre bien puesto ya que se inauguro en 1879 😮 pero no se preocupen llegamos sanos y salvos a la parte alta del centro.

Caminar por el casco antiguo es muy agradable, esta lleno de tiendas y en esa época ya estaban empezando las animaciones de navidad. Había mucha gente paseando y haciendo compras. Fue chistoso observar los nombres que se les dan a algunos pasadizos o escaleras, por ejemplo había una escalera llamada “rompe cuellos” (casse cou) la cual parece que fue bautizada en los 60’s por los visitantes de habla inglesa. No quiero pensar que desgracias ocurrieron para llegar a nombrar así la escalera 😮 .

Un lugar icónico de la ciudad de Quebec es el castillo de Frontenac el cual actualmente es un hotel. Al verlo frente a mi y saber que era hotel no quise ni imaginarme el precio de una habitación 😮 . Las apariencias engañan, yo creía que este lugar había sido un castillo de verdad en algún momento, pero no: desde el inicio se construyo con el objetivo de ser hotel. La idea era de inspirarse en los castillos franceses y tener un hotel lujoso para atraer a los turistas de alta gama que llegaban en tren a Quebec. Además parece ser que este lugar lleva el titulo de uno de los “hoteles mas fotografiados del mundo”. Justo al lado del hotel-castillo esta la terrasse Dufferin un bonito mirador que da hacia el río Saint-Laurent. Muy agradable caminar por ese piso de madera, que se vuelve blanco cuando cae la nieve (no lo vi en persona apenas había dos tres copos y ya).

Hotel con cara de castillo

La noche caia y nos quedaron muchos monumentos sin ver 🙂 pero volveriamos.

Eso si, antes de despedirnos de Quebec nos dimos una vuelta por las Cascadas de Montmorency que para ese entonces ya se estaban congelando. El frio era “infernal”. Me sentia como si me hubieran metido al congelador literalmente, el suelo estaba convertido en hielo. Pero fue bonito de ver.

Cascada congelada

Entre modernidad y lo antiguo…. ¿Ustedes con cual se quedan? ¿Montreal o Quebec?

Modernidad e Historia

2 Comentarios

    • Gaolga 11 junio, 2014 Responder

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.