Un festin de reyes en el Palacio Hwaseonghaengung de Suwon

Al hacer el esfuerzo de subir las escaleras para visitar la Fortaleza Hwaseong en Suwon bien vale la pena darse una vuelta por el Palacio Hwaseonghaengung lugar de descanso de la realeza en sus tiempos mozos y hoy en día un lugar en donde podemos darnos una idea de como eran aquellos días que ahora parecen muy lejanos.

Entrando al palacio

Entrando al palacio

Información para Visitar el Palacio Hwaseonghaengung

¿Cuanto cuesta?
1000 Won (se paga aparte de la Fortaleza)

¿Cuales son los horarios?
De 9:00 AM a 6:00 PM

¿Se pueden tomar fotos?
Si, por todas partes.

Un poco de historia

Los reyes lo utilizaron como refugio desde los tiempos de la dinastía Joseon. Se dice que el rey Jeongjo se alojo aquí y celebro el cumpleaños 60 de su madre, Hyegyeonggung Hong, con un gran festín. Gracias a lo que les mostraremos a continuación fue mas fácil imaginarse como fueron aquellas escenas. También se dice que fue aquí donde el rey concedió certificados a estudiantes que aprobaron exámenes, siendo este el máximo honor para ellos.

Maqueta miniatura del festín, luego veríamos una mas realista

Maqueta miniatura del festín, luego veríamos una mas realista

Nuestro paso por el Palacio Hwaseonghaengung

Reviviendo los tiempos antiguos

La edificación en si es muy parecida a los palacios que ya habíamos visto hasta ese momento, la gran puerta, la forma de los techos, los colores lo que haría la diferencia seria lo que veríamos en cada edificio. En cada uno de ellos se recreaban episodios de como era la vida de los que habitaban en el palacio, desde sirvientes hasta la realeza todo ilustrado con maniquíes pero no solo eso: ¡también había hombres vestidos de guardias de la época deambulando por todo el palacio!

Al llegar, pagamos la entrada y notamos como una chica algo desganada estaba en la puerta para darnos la bienvenida al entrar comenzamos a ver las salas también nos encontramos con unas figuras de tamaño natural que usaban vestidos tradicionales y estaban ahí para la foto. La chica tenia una cara súper seria y un hanbok turquesa. No pudimos resistirnos a la foto 🙂

 

Si te gusta coleccionar sellos, este palacio te conviene!

Apenas comenzábamos la visita y me encontré con una mesita donde ofrecían un sello, yo traía mi cuaderno para la ocasión solo que no estaba muy segura de si estaba bien o no hacerlo por que había un letrero con un texto en coreano (del que no entendía nada) y el numero 500. Me temía que el sello costara 500 won (no era la primera vez que me encontraba con un lugar que cobraba por los sellos, ya  nos había pasado en Sanjusangendo de Kioto), así que cometí la ilegalidad de ponerme cuanto sello iba encontrando por el camino. Me sentía mal pero los sellos eran muy bonitos. Al final de la visita me di cuenta que estuve asustada para nada, lo que costaba 500 euros era el papel para poder poner los sellos, no los sellos en si ha ha ha

 

Conforme íbamos avanzando nos encontrábamos con las tradicionales puertas coreanas con esas manijas que tanto me gustaron y fotografiaba cada que podía. Pero también empezábamos a conocer como era una cocina en un palacio así, como vestían las mujeres del lugar (desde la sirvienta de rango mas bajo hasta la que servia a la realeza), se veían los cambios en la vestimenta. También pudimos ver escenas de lo que eran tal vez algún escribano o estudiante redactando algo. En otra escena teníamos a un hombre con ropas bastante llamativas, ese si no recuerdo que actividad tenia en el palacio pero por la ropa podía imaginar que no era un sirviente de bajo rango.

 

Pero la escena principal, tenia que ser por supuesto la sala en el medio de todo, ahí teníamos una representación de comida a mas no poder (era de mentiras claro) pilas y pilas de comida. Podíamos ver al rey Jeongjo con expresión seria, sentado de un lado de la habitación y a la que en ese momento creí que era su esposa la reina pero ahora tiendo mas a suponer que era su madre ya que a todas luces ese era el festín de sus 60 años.

Después de ver algunas salas mas comenzamos a dirigirnos hacia la salida, pero antes de eso nos encontramos con una mesa donde había un bloc de notas y la gente podía escribir sus buenos deseos y hacerlos nudo para luego ponerlos en unas cuerdas. No recuerdo si había que pagar.

Escribe tus buenos deseos

Escribe tus buenos deseos

Antes de salir del recinto nos encontramos con otro par de simpáticos guardias que muy amablemente posaron para la foto 😉

Muchas gracias por la foto ;)

Muchas gracias por la foto 😉

Y ahora si, nos llego la hora de dejar el Palacio Hwaseonghaengung

palacio hwaseonghaengung paisaje

Un poco mas de la vida común en Suwon

Al salir del palacio nos encontramos de nuevo con la Corea del Sur de hoy, seguimos recorriendo la ciudad para ver algunos rincones mas de su famosa fortaleza. En el camino la vida de la ciudad se abrió ante nuestros ojos en la forma de unas estudiantes esperando el autobús, es de notar la peculiaridad de sus uniformes e incluso sus peinados ya que parecía que en ese momento el corte estilo Vilma de Scooby Do era la moda total. También nos encontramos a gente paseando a sus mascotas y vimos otros animales que no eran para nada domesticados como una garza. También degustamos otra bebida coreana… a ver si adivinan cual es al ver la foto. En fin, las cosas que nos gusta poder compartir aquí con ustedes 🙂

 

¿Quieres saber que otras cosas se pueden visitar en Seul? mira nuestros artículos sobre lugares de Seul

¿Quieres mas tips para viajar a Corea del Sur?

12 Comentarios

  1. Caro 25 febrero, 2016 Responder
    • Gaolga 25 febrero, 2016 Responder
    • Gaolga 25 febrero, 2016 Responder
  2. Cristina 25 febrero, 2016 Responder
    • Gaolga 25 febrero, 2016 Responder
  3. Lilián Viajera 26 febrero, 2016 Responder

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *