Viajando a Barcelona con poco presupuesto

Viajando a Barcelona en plan estudiante con poco presupuesto, si, es posible. Te lo muestro aquí en este relato de un diario de viaje estudiantil por Barcelona.

Llegando a Barcelona

Saliendo de Turin, llegamos a Girona con RyanAir. Habíamos comprado los boletos con mucha anticipación y conseguimos el flamante precio de 26 euros ida y vuelta.

El plan era: salir en tren de Turin hacia Milan, una vez allí tomar el autobús para llegar hasta el aeropuerto (Bergamo, Orio al Serio). Y de ahí nuestro avión partiría con destino a Girona.

Una vez en Girona comimos unos sandwiches, caminamos un poco por el centro y de ahí nos fuimos a la estación de tren para llegar al centro de Barcelona.

Esta era una de las primeras veces que podía volver a hablar español después de estar muchos meses en Italia, así que estaba bastante contenta. Eso a pesar de que los letreros en catalán resultaban diferentes para mi.

Llegamos a una estación, en la cual al salir estábamos en el mero centro de la ciudad. Para este viaje nos hospedamos en un hostal en el cual pagábamos menos de 20 euros la noche, eso si, baño compartido, 8 camas en el mismo cuarto y se escuchaba todo lo que sucedía en las habitaciones contiguas. Al menos el desayuno estaba incluido. Una vez que dimos con el hostel a dormir que el siguiente día seria largo.

Día 1 en Barcelona

El primer día se nos fue en explorar la ciudad, eso si, realizando solo actividades que fueran gratis. El presupuesto no daba para mas. En la mañana nos fuimos a observar la playa. Solo observar por que hacia frío, eso también olvide mencionar: viajamos en invierno que era mas barato. Pasamos tiempo viendo a la gente que hacia ejercicio y a las personas que salían a pasear con sus perros.

Después de ahí nos fuimos a caminar en dirección del Arco del Triunfo. Luego nos dimos una vuelta por la Sagrada Familia, al ver el precio unánimemente decidimos no entrar ya que aun siendo estudiantes nos salia caro. Eso si, lo disfrutamos por fuera. De ahí nos fuimos caminando hacia el centro y pudimos observar la casa Batlo y La Pedrera de Gaudi. De nuevo solo por fuera.

De ahí, teníamos hambre y nos encontrábamos en una zona donde no veíamos algo barato para comer, al final terminamos en un lugar tapas. El gran error fue que era en la calle principal. Nos gastamos un dinero por el que en un restaurante normalito hubiéramos tomado el menú del día y hubiéramos salido satisfechas, en este no, esas tapas eran raquíticas y caras. La inexperiencia viajera.

Después de mucho pasear por el centro, nos fuimos a un restaurante, ni recuerdo cual para comer paella. Sabíamos que no era de ahí pero queríamos comer eso, y ahí le robaron la bolsa a mi amiga 🙁 esa fue una experiencia desagradable y ni modo: toco ir a la policía a reportar el robo. Ella tuvo que además hacer varias llamadas para cancelar sus tarjetas. Ni modo. Lo peor era que su pasaporte y su permiso de residencia estaban en la bolsa, así que ni siquiera sabia si podría volver a Italia (era de Brasil). Consejo: si les pasa algo así, aunque sea tedioso, lo primero que hay que hacer es reportarlo a la policía. Con el reporte del robo ya se pueden tramitar los documentos de emergencia, si hubiera la necesidad.

Día 2 en Barcelona

Ese día era domingo, así que mi amiga nada podía hacer para sacar su pasaporte de emergencia. Así que nos dedicamos a seguir visitando. Ya estábamos ahí.

Nos fuimos a visitar la zona de las Ramblas y el monumento a Colon. Había un mercado de cosas varias, unos recién casados y un paseo ciclista. En esa estatua se ve de todo! yo hasta aproveche para comprarme un libro. De ahí nos fuimos a nuestro objetivo del día: visitar el Parque Guell, ya que era gratis. Así que tomamos el metro y nos dirigimos hacia allá.

El paseo por el parque fue muy agradable, era tan colorido, tan Gaudi. La estrella del lugar era una figura de un reptil al que apodamos “el dragón”, había que pelearse para tomarse foto con el. Pero lo logramos. Después de sentarnos un rato en las bancas para admirar tranquilamente el lugar, llego el llamado del estomago. Esta vez el restaurante era “normalito” con menú del día por lo que no costo nada caro y quedamos llenas.

Mi amiga, a la que le habían robado su pasaporte, nos había dicho que quería ir a ver el espectáculo de fuentes de la Plaza España. Allá nos dirigimos, pero después de esperar bastante tiempo, nada. Así que nos quedamos con las ganas. Después de dar otra caminata por las ramblas nos cenamos unos hot-dogs a precio módico y nos fuimos a dormir por que el siguiente día había que ir a sacar el pasaporte de mi amiga y si todo salia bien regresar.

El regreso

Era lunes y era el día del regreso, pero antes había que sacar el pasaporte de emergencia de mi amiga. Sin eso no podría volar. Pero antes de eso mis amigas tomaron una foto del amanecer. Cuando hicimos el checkout del hostal, íbamos con nuestras mochilas. Ni modo. Afortunadamente después de algunas vueltas para tomar fotos y para que ella pudiera probar su identidad en el consulado de Brasil (recuerden que le habían robado todas sus identificaciones) pudo tener un pasaporte de emergencia y llegamos justo a tiempo para tomar el vuelo de regreso.

Amanece en Barcelona

Amanece en Barcelona

Resumen

No puedo darles un resumen detallado de mis gastos, ya que no lo hice. Lo que si les puedo decir es que en mis tiempos de estudiante no podía andar gastando el dinero del mismo modo que cuando trabajaba (en México antes de irme a Italia para hacer el master trabaje y supe lo que es disfrutar de ganar dinerito!). Esto para decir que aun asi pude viajar a Barcelona, con poco presupuesto y solo gastando en hospedaje basico y comida no cara, dejemos de lado el tropezon de las tapas caras.

Que nada los detenga de viajar 🙂

2 Comentarios

  1. Mauricio 23 febrero, 2007 Responder
  2. barcelona 25 junio, 2009 Responder

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *