Viajando a París con poco presupuesto

Mi primer viaje a París. En el cual íbamos con poco presupuesto. Pero sin tener que gastar en boletos de entrada a muchos lugares pudimos ver bastantes cosas de la ciudad.

Llegada a París

En mi primer viaje a París, llegamos utilizando el automóvil. Desde el lugar del que salimos nos tomo unas 8 horas llegar. Haciendo algunas paradas para tomar algo e ir al baño. Para mi en ese momento era una primicia ver los letreros de las carreteras así que no paraba de tomarles foto.

Todo el camino transcurrió bien, sin problemas. Pudimos ver como la carretera estaba llena de sal, ya que estábamos en pleno diciembre y hacia mucho frío. Era para prevenir que se hiciera hielo en la carretera. El problema nos llego cuando llegamos a la zona de “L’ile de France” (así le llaman a la zona de París). Había muchos autos y luego teníamos que dar con la casa del amigo que nos acogería. Llegamos hasta Versalles y seguimos las instrucciones pero medio nos perdimos. Por fin llego el momento en el que hallamos el camino. Y llegamos a la casa de nuestro anfitrión.

Nuestro hospedaje parisino

Como buen viaje de bajo presupuesto logramos echar mano de uno de los recursos que los viajeros en algún momento tienen a la mano. Hablamos del hospedaje en casa de un amigo.

La visita a París con poco presupuesto

Día 1

El primer día tomamos contacto con la ciudad. Bueno al menos yo que para mi era la primera vez que la visitaba. Nos levantamos muy temprano, un logro para mi, y nos preparamos para salir. Nos dirigimos hacia la estación del metro-tren que nos transportaría hacia el centro de París, ya que la casa de nuestro anfitrión se encontraba en la periferia de París.

Al llegar al centro, todavia en el tren vi a lo lejos la Torre Eiffel, lo cual me causo un efecto de WOW y mi amigo el pobre no sabia donde esconder la cabeza. En broma me decía “ay turista” pero no importaba yo seguía sin creer que después de tanta verla en la televisión por fin la veía en persona. Así que en la parada mas cercana a ella nos bajamos y caminamos hacia la dichosa torre.

Una vez ahí, la apreciamos de abajo hacia arriba, nos tomamos fotos y dude en si subir ya que no había mucha fila pero me convencieron de mejor esperar al siguiente día que tal vez no habría nubes (ya que en nuestro primer día en París nos toco un gris total). Después me daría cuenta de que cometí un error!

Seguimos nuestro camino, había infinidad de edificios antiguos y en varios de ellos note un letrero que decía “Gas en todos los pisos”. La explicación era que antes no todos los pisos de los edificios tenían gas. Entonces por eso tienen esos letreros, se quedaron ahí.

Al seguir nuestro camino pasamos por el Pont de l’Alma, conocido por el desgraciado accidente de Lady Di. De ahí fuimos a comer. Después llegamos a los Campos Elíseos, donde pudimos apreciar tiendas tan famosas como Louis Vuitton (que por si no lo saben en el blog tengo una colección de fotos con esta tienda). Y obvio que nos tomamos la foto con el gran Arco del Triunfo. También vimos la tumba del soldado desconocido.

De ahí tomamos el metro, llegamos a la zona del Museo Louvre y nos tomamos un revitalizante Starbucks! de ahí dimos la vuelta por la zona, sin entrar al museo (ya era tarde y no valía la pena pagar el precio).

Luego nos fuimos a ver la famosa Notre Dame de París. Otro lugar que había solo visto en revistas y que por fin tenia frente a mi. Pero había demasiada fila para entrar. Ni modo.

Para finalizar el día fuimos al supermercado a comprar comida para hacer de cenar, de ahí fuimos al cine. Había que aprovechar el cine de La Defense que tiene películas en versión original (ya que no soporto las películas dobladas).

Nos fuimos a dormir esperando que el siguiente día tuviera un cielo mas azul.

Día 2

El día 2 resulto de nuevo gris. Además debido al frío que hacia tardamos en salir de casa. Así que no fue tan productivo como hubiera querido.

Nuestro primer destino del día era el cementerio Père Lachaise, un cementerio inundado de celebridades. Mi objetivo era solo uno: Jim Morrison, el vocalista de The Doors.

El cementerio es grande pero al fin lo encontramos. Al entrar hay un mapa que pone donde están localizadas las celebridades. Cabe mencionar que la tumba de Jim estaba llena de flores y cigarros. Se ve que los fans aun se acuerdan de el. Había mucha gente tomándole fotos no crean que era la única loquita fotografiando la tumba.

Después del cementerio nos dirigimos hacia La Opera. De ahí a caminar por la gran calle donde se encuentran tiendas como las Galerias Lafayette. Todo estaba especialmente lleno de gente. Algo normal por el hecho de estar ahí en fechas entre navidad y año nuevo. Era difícil caminar.

El día se estaba acabando y nos cayo la noche. Para coronar este día, en el que no vimos mucho, fuimos de nuevo a la Torre Eiffel pero esta vez para verla de noche. Era gracioso ver como las nubes, literalmente, se la comían.

Pero eso no acabo ahí, una vez en casa mi amigo saco algo de comida mexicana que guardaba y entre las cosas tenia un tetra de Mole! en ese momento tenia mucho tiempo sin comerlo asi que como pude lo prepare y tuvimos una cena mexicana. Después saco el tequila!

El siguiente día seria nuestro ultimo día completo en París. No me quería ir sin subir a la torre, así que ni modo si era día gris de nuevo tocaría subir así.

Día 3

Era viernes y era el ultimo día completo que estaríamos en París. El día de subir a la torre llegó. Pero aún estaba nublado, pero no me quería ir sin haber subido. Así que ahí vamos.

Oh no! había una fila espantosa, hacia un frío horrible. Pero quería subir, era casi un capricho viajero.

El día tres se resume muy fácilmente:

Después de unas tres horas espantosas de fila en las que sentía que se me congelarían los dedos de los pies, logramos subir. Pudimos comprobar la solidaridad de nuestro amigo que a pesar de no subir hizo parte de la fila con nosotros y en un momento dado nos trajo sopas calientes para que no muriéramos de frío e inanición. Además nos encontramos en la fila con unas turistas mexicanas, así que platique un poco con ellas.

Cuando por fin subimos, vimos que había otra fila para subir hasta la punta de la torre, ya no la hicimos, así que nos quedamos en la parte “de en medio”. Como habíamos tardado tanto en subir se nos hizo noche y las fotos no salieron muy bien. En fin. Al menos pude decir que lo había logrado, capricho viajero satisfecho.

Pero la verdad subir a la Torre Eiffel ha sido una de las experiencias viajeras mas frustrantes que he tenido. Seguramente no escogí la mejor época para intentar subir, pero no lo volvería a hacer. Lo mejor de la torre se ve desde afuera.

Para finalizar el día, fuimos de nuevo a La Defense a ese cine que tanto me había gustado y nos comimos unos postres de Starbucks y vimos una película. Ese fue el viaje de “ir al cine” había que aprovechar que tenían películas en sin doblar.

Al siguiente día volvimos al sur de Francia.

Y así termina nuestro viaje a París con poco presupuesto. En el que nos ahorramos el hospedaje y no pagamos entradas, solo la Torre Eiffel. Un viaje de tiempos estudiantiles.

15 Comentarios

  1. sgenius 23 enero, 2007 Responder
  2. Olga 23 enero, 2007 Responder
  3. Bere 27 septiembre, 2015 Responder
    • Gaolga 27 septiembre, 2015 Responder
  4. Maria L. Perez 28 septiembre, 2015 Responder
    • Gaolga 28 septiembre, 2015 Responder
    • Gaolga 6 octubre, 2015 Responder
  5. Veronica 30 septiembre, 2015 Responder
    • Gaolga 30 septiembre, 2015 Responder

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *