Descubriendo Lorraine y Champagne-Ardennes

El motivo principal de este viaje era familiar (por parte de Vicente). Pero en el hubo varias excursiones y como además era una zona de Francia que no había visitado no pude dejar de tomar nota y traérselos acá. Las excursiones se centraron en ver lugares afectados por la Primera Guerra Mundial, tanto en Lorraine como en Champagne-Ardennes.

Además claro, sin dejar de lado la bebida por excelencia de la región: el champán.

Dia 1 – el Tunel de Kaiser en Lorraine (Lorena)

Hicimos el viaje desde Arles hasta la región de Champagne-Ardennes, fueron varias horas en la carretera. Una vez que llegamos y dejamos nuestras cosas en donde íbamos a dormir nos fuimos a visitar el Túnel de Kaiser. Dicho túnel esta ubicado en el bosque de Argonne en la región de Lorraine que esta justo al lado de Champagne-Ardennes.

Este es uno de los 11 túneles hechos en el sitio de la “Haute Chevauchée”. Hechos por los alemanes entre 1915-1916, les permitían desplazarse con una relativa seguridad. En su interior se encontraba además, un hospital de primeros auxilios, centrales eléctricas y telefónicas también.

Para llegar al túnel hay que caminar un poco en el bosque, el cual es de un verde abundante me recordó a las películas medievales, el camino esta bien indicado. Pudimos entrar a ver algunas partes del túnel, en donde han puesto maniquíes y cosas para ambientar un poco como era la situación en aquel tiempo. Por ejemplo había una cama de hospital y unos botes de “provisiones”.

Dentro del lugar la sensación era de humedad, había mosquitos y hacia mucho frío.

Los maniquíes que vi eran soldados franceses, raro ya que el túnel era alemán, pero bueno estábamos en territorio francés. Lo gracioso era ver sus uniformes, eran azul con rojo: los colores de la bandera. En esos tiempos el patriotismo primaba sobre el camuflaje.

 

Día 2 – Chalons-en-Champagne, bodegas y chocolates (Champagne-Ardennes)

Chalons-en-Champagne y sus alrededores

Visitando un poco de la región de Champagne-Ardennes, nos fuimos a Châlons-en-Champagne. Realmente se nota el estilo de la región en los edificios, con los colombages que ya habíamos visto en Alsacia. Dimos una vuelta por el centro, tengo que decir que por desgracia estaba nublado y gris. Eso le desmereció bastante al centro y mis fotos no son las mejores tampoco… no siempre se puede ganar. Eso si, tengo que decir que es una ciudad bastante tranquila. Así que dimos una vuelta rápida en el trenecito de la oficina de turismo y listo.

Visita a una bodega de Champaña

De ahí nos fuimos a visitar una bodega de champaña. Nos explicaron el proceso de como se hace desde la uva hasta el champán que todos conocemos, por ejemplo explican como hacen para que haya burbujas. Hay que recordar que estas son totalmente naturales, no son añadidas de ninguna manera.

Pero que creen, no voy a mentir, puse muy poca atención a la explicación (la principal razón es que mi francés en ese tiempo era mas que limitado) y no recuerdo mucho. Lo único que les puedo decir es que el producto final es muy bueno 🙂

Después del champán, los chocolates

Luego de degustar, y algunos de comprar, champan emprendimos camino hacia una chocolatera de las cercanías. Ahí también nos explicaron como hacen los chocolates para champán (claro, todo esta ligado).

Habia de todas formas de chocolate, desde las mas tradicionales hasta las mas … como decirlo … atrevidas 🙂 ya verán la foto.

 

Dia 3 -Visita a Vauquois en Lorraine (Lorena)

Visitando un pueblo que desapareció por la guerra

Vauquois es un pueblo ubicado en la región de Lorena, departamento de Mosa. El poblado se encuentra actualmente en la parte baja de una colina, originalmente estaba en la parte alta de esta pero durante la Primera Guerra Mundial fue literalmente destruido. No quedo nada de el, mas que grandes agujeros y ahora que ha pasado el tiempo la naturaleza ha reclamado el lugar como suyo de nuevo, solo quedan prados verdes agujerados. También queda la historia, esa que no olvida que antes vivió gente ahí y murieron por la guerra. A causa de minas explosivas.

En el recorrido pocas cosas se pueden reconocer, por eso en algunos puntos ponen letreros. Por ejemplo hay uno que dice “Aquí se encontraba la iglesia”. Realmente escalofriante ver que ahora no queda mas que un agujero verde.

A pesar de todo, no recuerdo haber sentido el mismo pesar que en, por ejemplo, Hiroshima. Aquí se apreciaba un paisaje verde que resultaba muy pacifico.

Para facilitar la visita se pusieron escaleritas para poner caminar entre los cráteres.

Al final de nuestra excursión por el lugar, nos encontramos unos excavadores alemanes. Que buscaban restos de la guerra y bien que encontraban, se encontraban de todo, armas viejas, esqueletos, etc.

Al final de la visita vimos unos lindos gatitos en la calle. Sin miedo a ser atropellados

La lechería de cabras

En el camino nos detuvimos en una lechería, donde pudimos visitar a las cabritas y comprar algunos quesitos de cabra 🙂

Y este fue nuestro breve paso por estas dos regiones del Norte de Francia. Ahora volvamos al Sur con este relato sobre nuestro Paseo por Aigues-Mortes.

 

 

8 Comentarios

  1. Ginna 11 julio, 2007 Responder
  2. enric 9 noviembre, 2015 Responder
    • Gaolga 11 noviembre, 2015 Responder
  3. Arian (Andurriante) 9 noviembre, 2015 Responder
    • Gaolga 11 noviembre, 2015 Responder
  4. Paco Piniella 10 noviembre, 2015 Responder
    • Gaolga 11 noviembre, 2015 Responder
  5. Miryam 12 noviembre, 2015 Responder

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *