Cosas que ver en Florencia (con poco dinero)

En este viaje a la Toscana, íbamos en plan low-cost (en tiempos de estudiante, digamos que no habia mucho dinero disponible). Después de haber estado en Pisa y el Carnaval de Viareggio decidimos hacer una ultima parada en Florencia. Donde dormiríamos una noche en un hostal y visitaríamos la ciudad durante todo un día para después tomar el tren que nos regresaría a Turin para seguir con nuestros estudios.

¿Como llegar a Florencia?

En nuestro caso llegamos en tren desde Pisa, tren regional lento pero barato. Si vienes desde mas lejos también se puede llegar en avión o en tren de alta velocidad.

Llegando a Florencia

Al llegar nos recibió la lluvia, ni modo toco sacar los paraguas un rato. Salimos a cenar algo y dar una vuelta por el centro, ademas tuvimos suerte por que nos encontramos con algunos estudiantes que habíamos conocido en el Carnaval el día anterior así que cenamos todos juntos.

En el camino vimos algunos de los aparadores de las joyerías del Puente Vecchio, aunque aun no podíamos verlo en todo su esplendor ya que no había luz. No duramos mucho fuera, estábamos algo cansadas así que nos fuimos a dormir para podernos levantar temprano y aprovechar el día que pasaríamos caminando por Florencia.

 

Rogamos que el siguiente día no hubiera lluvia. Ya veríamos…

Nuestra visita a Florencia (con poco dinero)

Y aquí empieza un día de mucha caminata y de descubrir una ciudad llena de rincones sorprendentes donde el arte y lo bello se subliman 🙂 (no exagero). El día empezaba bien, no llovía así que nos fuimos al Ponte Vecchio.

El Ponte Vecchio y sus joyerías

Este puente se dice que fue construido por los romanos, luego destruido y reconstruido por allá del 1345. Desde ese tiempo ha tenido en el distintos negocios, pero siempre fueron las joyerías las que primaban como en la actualidad. Se dice que hubo un tiempo en el que los negocios en el puente estaban exentos de impuestos. A saber si era verdad. De todos modos yo me conformaba solo con ver detenidamente los aparadores de aquellos objetos con precios prohibitivos, aunque tal vez si lo pudiera pagar de todos modos no me animaría a tener un anillo de esas magnitudes en mi dedo so pena de que me asalten y/o me lo corten.

Eso si, todo lo que allí se encuentra (ademas de las joyas) son un deleite para la vista, el río, la vista, las casas de colores anaranjado y verde, los negocios con sus formas medievales. El río eso si, combina muy bien con el puente pero admito que no se antoja para nada zambullirse en el ya que las aguas se ven algo turbias (igual y es un color normal pero yo no me animo). Eso si, me encontré a un señor sacando su sillita a la orilla del río, tal vez solo para sentarse a observarlo o a lo mejor por que se disponía a pescar.

 

Seguimos nuestro camino y nos encontramos con un grupo de turistas asiáticos que estaban, como nosotras pero en grupo mas numeroso, visitando la ciudad. Probablemente ellos entrarían a los museos, cosa que nosotras no podíamos hacer en ese momento. No me sentí mal para nada, me estaba gustando mucho lo que veía hasta ese momento, y aun faltaban cosas por ver.

 

La Plaza de la Señoría y sus estatuas

Y llegamos a la Plaza de la Señoría en la cual se encuentra el Palazzo Vecchio. Y alrededor de toda la plaza hay un sinfín de esculturas. Yo venia por una en especial, ya que no iba a ir a ver el original a la Galería de la Academia de Florencia pues quería ver a la replica gigante que ahí estaba esperándome: el David de Miguel Angel.

Y este fue el efecto WOW de la visita a Florencia. Después de verlo tanto en fotos, libros y demás por fin tenia frente a mi (bueno casi) al David 🙂

Volvimos mas de una vez a la plaza, pero la ultima de plano me senté en la zona de la Loggia dei Lanzi para observar con detenimiento todas las estatuas que ahí estaban. Fue gracioso, mientras estaba sentada unas palomas se posaron al lado mio, como esperando que les tomara foto.

 

No de todas las estatuas entendía el significado o la historia detrás, pero no por eso dejaba de maravillarme de ver el detalle al que se había podido llegar: esculpir el cuerpo humano con tal exactitud y hace tantísimo tiempo (esto para decir que los medios que había en ese tiempo eran mucho mas limitados que hoy). Talento de los escultores, no hay mas que decir.

Otra obra de arte que pude ver en este lugar fue la Fuente de Neptuno:

Y ya en modo broma me puse a taparle los “atributos” al David ha ha ha just for fun:

Tapandole los "atributos"

Tapandole los “atributos”

 

La Catedral de Santa María del Fiore

Bonita catedral, otro de los sellos distintivos de Florencia. Tengo que admitir que me dejo la frustración de no saber como tomarla en foto 🙁 tomaba una foto y faltaba un pedazo, es que ¡es inmensa! Tal parece que en aquellos tiempos había una competencia feroz por ver quien tenia el conjunto eclesiástico mas bonito y es que la competencia con Pisa y su hermoso Campo dei Miracoli era dura. Aquí les dejo algunos de mis intentos de foto, eso si, la admire con los ojos 🙂

Otras cositas que vi en Florencia

Si tengo que citar tres lugares que vi en Florencia son esos que he listado arriba. Eso si, no son solamente esos tres lugares lo que me llevo de esta ciudad. Claro esta que para ir de un lugar al otro, al ir caminando por ahí se encuentra uno con mas cosas.

Hay un lugar donde nos encontramos con una tienda de vestidos medievales que me encantaron. Si hubiera tenido mas tiempo me hubiera ido a probar alguno. Ahí mismo también vimos una replica de uno de mis cuadros favoritos: El Beso, el cual tendría la suerte de ver tiempo después en Milán.

Y seguimos con las estatuas, esta vez es la de un cochito que resulta que si le tocas la nariz y tiras una moneda pidiendo un deseo se te concede. Se le veía que la nariz estaba bien limpiecita y frotada. Esperando que se cumpliera mi deseo y no haber perdido dos centavos (nota: si se cumplió)

También nos dimos una vuelta por la Plaza de la República, donde tenemos un gran arco el cual tal vez en otra ciudad me hubiera impresionado mucho pero en Florencia después de haber visto tantas cosas simplemente formaba parte del paisaje. Por todo el centro nos encontrábamos con “estatuas humanas”, que por unas cuantas monedas posaban para la foto, aunque yo como iba en plan pobre le robe la foto desde lo lejos a una… lo siento.

Obviamente en cuanto encontré una alcantarilla prontamente le tome la foto de rigor. Nos encontrábamos con detalles graciosos en algunas camisetas que vendían en los puestos de recuerdos. Para terminar con un perrito bien fashion vestido de tigre.

Y al irnos tomamos nos fuimos caminando hacia la estación de tren, pero me encontré con este autobús que me pareció gracioso. El que le entendió le entendió XD

Autobus de Florencia

Autobús de Florencia

 

Y ya ahora si, el ultimo paisaje de Florencia:

Hasta luego

Hasta luego

Gastos del día: hostal (Soggiorno Pitti 38 euros por dos personas), comidas (cena, desayuno y comida unos 40 euros) y recuerdos (menos de 10 euros). Obviamente que el presupuesto se puede mejorar pero es solo para ilustrar que pudimos hacer una linda visita de la ciudad sin tener que gastar en entradas (eso si, los museos serán para después). Si tienes la oportunidad de pasar por esta área de Italia pero no tienes dinero para las entradas ya sabes, ¡no dejes de ir!

12 Comentarios

  1. makadown 15 Marzo, 2007 Responder
  2. Mauricio 15 Marzo, 2007 Responder
  3. C3R38R4iN! 16 Marzo, 2007 Responder
  4. sgenius 17 Marzo, 2007 Responder
  5. Joserra 11 Marzo, 2008 Responder
  6. Malagueña española 11 Enero, 2009 Responder
  7. Olga 12 Enero, 2009 Responder

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *