Hiroshima y el A-Bomb Dome

La primera etapa de nuestra breve visita por Hiroshima seria el Domo de la Bomba Atómica, mejor conocido como A-Bomb Dome.

Llegando a Hiroshima

Llegamos a la estación de trenes de Hiroshima, para no buscar restaurante asaltamos un puesto de ramen que había en justo en el anden en donde nos bajamos. Después de ahí nos dirigimos a la salida donde estaba un mapa de la ciudad y las terminales de tranvías. Tomaríamos uno de esos tranvías para ir al centro de la ciudad. Ahora si que la parada se las debo, pero lo que si les aseguro es que el mapa que esta ahí es suficiente, te subes al tram indicado y te bajas unas cuantas paradas después y listo!

Y estando en el puesto de ramen empezamos a notar algo que notaríamos durante nuestra estancia en Hiroshima: la gente parecía desanimada, no mostraban esa efusividad que se podía ver en Tokio o Kioto, no se si el problema es que ya me había acostumbrado a esos recibimientos que hacían a los clientes diciendo todos los del restaurante Irashaimaseeeee, y ese servicio impecable donde se desvivían por ti. A ver, no me malentiendan, en Hiroshima no eran groseros y el servicio era bueno. Pero se podía notar que algo estaba “apagado”, faltaba esa chispa que habíamos visto en las demas ciudades.

Tomando el tranvía

Tomamos el tranvía, y como en los camiones en Kioto: se sube por detrás y se paga por enfrente al salir.

Una vez en el tranvía nos toco ir sentados y de repente se sube una pareja de viejecitos, enseguida Vicente se levanta para cederle el asiento a la señora y ella se sienta, luego yo quise hacer lo mismo para el señor pero no quiso bu bu bu 🙁 pero eso si, respetuosos y educados. En otros países de Europa me ha pasado de querer ceder el asiento a personas mayores y casi me cachetean, pareciera que los estaba ofendiendo.

Sin entender japones creo adivinar que este comercial trata de concientizar a la gente de que no es bueno endeudarse.

Sin entender japones creo adivinar que este comercial trata de concientizar a la gente de que no es bueno endeudarse.

El A-Bomb Dome

Y llegamos, les cuento un poco lo que tiene de especial este edificio: resulta que cuando lanzaron la bomba atómica en Hiroshima este edificio estaba justo debajo de la bomba y estallo en el aire antes de llegar al suelo y digamos que el edificio no resintió el golpe mayor de la bomba. Algo así como el ojo del huracán. La cosa es que impacta ver el estado lamentable del edificio y pensar que ese fue el que “quedo en pie” de todo aquello.

Wikipedia nos lo describe mejor:

El hipocentro de la explosión atómica del 6 de agosto de 1945 se situó a una distancia de apenas 150 metros en la horizontal y 600 metros en la vertical del edificio, fue la estructura más próxima que resistió al impacto.

Algunos otros edificios que quedaron mas o menos en pie fueron totalmente derrumbados para construir la nueva ciudad, pero se decidió dejar este así como lo dejo la bomba para que nunca se olvidara lo que ahí sucedió. El edificio se utilizaba para oficinas de promoción industrial antes de que cayera la bomba.

Daba gusto como a pesar de todo la vida seguía, pero no podíamos dejar de sentir la vibra pesada no se si era sugestión o que. Pero notaran que tome y tome fotos pero estando ahí no me dieron ganas de tomarme una yo con el lugar. No se, no sentía ese aire festivo que siento en todas partes… no se como explicarlo. Pero eso si, hay que verlo.

 

Viendo la foto así, no queda mas que un aire de desolación total...

Viendo la foto así, no queda mas que un aire de desolación total…

Y nos fuimos al Parque Memorial de la Paz, la vibra pesada de la bomba atómica no nos dejaría hasta no irnos del lugar.

¿Quieres mas tips para viajar a Japón?

11 Comentarios

  1. makadown 30 mayo, 2014 Responder
    • Gaolga 30 mayo, 2014 Responder
  2. xiaofeng 1 junio, 2014 Responder
    • Gaolga 1 junio, 2014 Responder
    • Gaolga 3 junio, 2014 Responder
  3. Xindibei 10 junio, 2014 Responder
    • Gaolga 10 junio, 2014 Responder
  4. Xindibei 10 junio, 2014 Responder
  5. Xindibei 10 junio, 2014 Responder

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *