Kioto – Gion de noche: en busqueda de las geishas

La noche nos cayo en Kioto, la ultima misión del día era conocer el barrio de Gion y ver si teníamos la suerte de cruzarnos con una geisha.

Llegando a Gion

Desde la estación de trenes se puede tomar el camión 100 o 206 y hay que bajarse en la parada llamada Gion, cuando se bajen fácilmente se darán cuenta que están en el lugar correcto ya que el gran santuario Yasaka se dejara ver.

Si lo ven es que se bajaron en el lugar correcto

Si lo ven es que se bajaron en el lugar correcto

Paseando por Gion, en búsqueda de las Geishas

Antes de dar la vuelta fuimos al lugar donde rentaríamos nuestros kimonos al día siguiente, básicamente era para ver si podríamos hacerlo, así no iríamos en vano. Muy amables nos recibieron a pesar de estar ya cerrados y nos hicieron la reservación para ir al siguiente día a eso de las 9 y media de la manaña.

Después del éxito ahora si a pasear, empezamos recorriendo la avenida principal donde están todos los comercios.

Y caminamos sin rumbo fijo, dimos algunas vueltas pero nada de geishas. Ni modo, nos dimos la vuelta por una callecita donde se miraban restaurantes muy animados a los cuales no creo que podríamos haber ido a comer se miraban algo caros y luego en esas nos encontramos unos pequeños santuarios (en Kioto los hay en todas partes).

Por todas partes

Por todas partes

El lado turbio de Gion

Dimos vuelta por otra calle, donde si de plano nos dijimos que no habría geishas, la calle parecía demasiado “moderna”. Y cuando dimos la vuelta por otra calle vimos edificios que anunciaban chicas que no eran precisamente geishas, no se miraban muy japonesas que digamos y el cartel no dejaba mucho a la imaginación, se veía de que se trataba el asunto. Es mas había un negocio que ya de plano se llamaba BooBs (no se necesita decir mas).

Regresando al lado tradicional

Y al seguir caminando volvimos a llegar a la calle principal, la de los comercios. Esperábamos al menos ver esos locales tradicionales con linternas rojas como aparentemente habíamos deambulado solo del lado derecho pues nos fuimos del izquierdo. Al cruzar del otro lado vemos esto en la calle 😀 era una buena señal. Nos dijimos “Vamos por el buen camino ahora si”. Nada de geishas la calle estaba ya desierta, pero al menos habíamos encontrado la calle de las casitas con linternas tradicionales

Y de repente: Geishas

Mientras seguíamos deambulando, ya resignados de no ver geishas en la calle nos encontramos con una O_O venia un automóvil que se paro enfrente de un restaurante, venia un hombre en el asiento trasero con la geisha, luego ella se baja del carro y le da el paso al hombre. ¡La habíamos visto! era muy bonita, toda su ropa, maquillaje, pelo. Pero la escena en si era muy deprimente:

– Los turistas que había se le abalanzaron para tomarle fotos a lo bravo, flashazo en la cara y todo
– El ver como ella le daba el paso al hombre (seguramente rico y poderoso) fue algo triste y duro de ver 🙁 es su trabajo, ni modo

Bueno pues ese fue nuestro primer encuentro con las geishas. Al menos la habíamos visto, pero sentimos feo de ver como la trataban todos 🙁

Mañana seria otro día… con kimono 😀

¿Quieres mas tips para preparar tu viaje a Japón?

3 Comentarios

    • Gaolga 27 octubre, 2014 Responder
  1. Ana Cazorla 28 octubre, 2014 Responder

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *