Kioto – Nuestra “Kimono Experience” con Yumekyoto

Y nos llego el día de ponernos el kimono 😀 y así cumplí uno de mis sueños de la infancia

¿De donde surgió la idea del Kimono?

Antes de contarles como nos fue con nuestros kimonos quiero compartir de donde me nacieron las ganas de ponerme uno: por allá de los 80’s daban una telenovela llamada El pecado de Oyuki la cual trataba la historia de una geisha (los lectores de México seguramente se acordaran).

La cosa es que desde que vi esa novela me llamaron la atención los kimonos XD y en ese tiempo quería la Barbie kimono pero no la tuve, así que cuando supe que existía la posibilidad de rentar kimonos en Kioto me dije ¡esta es mi oportunidad!

oyuki

Y ahí esta Oyuki con su kimono…
 

Pero al saber que había renta de kimonos en Kioto y que parecía algo bastante común, la pregunta era donde hacerlo?… después de ver varios sitios, comparar precios, reviews, etc… el lugar que me convenció fue: YumeKyoto

Si aquí fue donde rentamos los kimonos... difícil perderse

Si aquí fue donde rentamos los kimonos… difícil perderse

La experiencia de vestir un kimono

Les contare como fue mi experiencia: al llegar nos separaron a Vicente y a mi, el fue con el chico para que le pusiera el kimono y yo con la chica, lo primero es escoger el kimono y los accesorios. No tenían azul turquesa XD si no seguro ese hubiera agarrado, pero el que escogí me gusto mucho.

Una vez que escoges todo hay que ponérselo, pero ¡cero pánico! las chicas de YumeKyoto te ayudan a vestirte, bueno mas bien de hecho te visten. Después de ver todo lo que se lleva me sentiría incapaz de ponerme todo eso por mi misma, cosa curiosa uno de los accesorios es como un cinto grueso que se pone al nivel del pecho, no es que apriete mucho pero pues es chistoso: para que las bubis no resalten XD

Una vez que quede bien vestidita lo siguiente era el cabello 😀 si, ellos tienen el servicio de arreglarte el cabello para que vayas acorde con el vestuario, yo escogí un peinado tradicional. ¡Quede impresionada de lo rápido que lo hacen!

Cuando ya termino, veo que Vicente ya esta bien ataviado con su kimono también. A la hora de pagar nos preguntan si queremos una foto por unos cuantos yenes mas. Primero pensé que no era necesario, pero segundos después dije: con lo difícil que es que nos tomemos foto los dos juntos, que mas da! ya estamos vestidos hagámoslo!… y ahí sale la fotógrafa con nosotros, pero la foto no la tomarían ahí no, nos llevo al Santuario Yasaka que estaba justo al lado y nos tomo una foto muy linda. La foto te la dan cuando vas a devolver el kimono.

Datos prácticos de la renta de kimono con YumeKyoto

¿Cuanto cuesta?

Lo que pagamos fue:

Kimono Olga + peinado = 6750 Yenes
Kimono Vicente = 5250 Yenes
Foto = 1000 Yenes

Total 13000 Yenes (alrededor de 90 euros o 1600 pesos mexicanos)

Se podría decir que es algo carito, pero vale la pena!

¿Como llegar a YumeKyoto?

Es bastante fácil, tomar el camión 206 y bajarse en la parada Gion, ¡el edificio estará justo enfrente!

Aplasten este botón para pedir la bajada del camión

Aplasten este botón para pedir la bajada del camión

¿Hay que reservar?

En su pagina hay una forma para reservar, la verdad que yo fui un día antes a preguntar y tuve suerte de que tenían espacio 🙂

¿Cuanto tiempo se pueden llevar los kimonos?

¡Todo el día!… ellos te dirán a que hora hay que regresarlo, sera por ahí de las 4-5 de la tarde, pero sera mas que suficiente.

Sesión de fotos con kimono

Y ya una vez vestidos, nos fuimos a la sesión de fotos. Era gracioso por que nos decía como posar, decía que yo hacia la pose de señora japonesa. Una vez que termino de tomar las fotos con su cámara profesional la chica nos dijo que le prestáramos nuestra cámara para tomarnos algunas fotos, eso me pareció un super detalle.

Justo en ese momento en el que estaba apenas tomándome fotos y me esperaba todo un día por delante con ese atuendo empezaba a preguntarme si seria capaz de andar todo el día con las sandalias, me entro un poco de angustia.

En eso la chica nos dice que nos giremos dándole la espalda para tomarnos una foto así, era gracioso decía que esa la podíamos usar de foto de perfil si no queríamos que se nos viera la cara hehehe 🙂 ¡pensaba en todo!

Después de tomarnos las fotos ya no quedaba nada mas que emprender el camino que nos deparaba el día con kimono.

Pies con sandalias, listos para la caminata...

Pies con sandalias, listos para la caminata…

Tengo que confesar que en ese momento sentí una ligera aprehensión. Tenia muchos miedos, entre ellos: no poder caminar con las sandalias pero sobre todo como íbamos a lucir en un entorno en el que, si bien había muchas chicas y chicos con kimonos, casi todos eran asiáticos. Nosotros en cierto modo podíamos parecer odd (fuera de lugar). Vencí el miedo y salí muy campante.

Pero entonces ¿como reacciono la gente?

Pues fue gracioso, por que nos pasaron varias cosas. Desde ya digo que todas agradables:

  • En un templo una turista europea nos pidió tomarnos foto con ella. Eso me dio risa por que era obvio que no eramos japoneses y hasta se lo dije por si tenia alguna duda, pero dijo que nos mirábamos muy lindos.
  • En un cruce vi a dos viejecitas japonesas cuando una de ellas me vio inmediatamente le grito a la otra para que me viera también y ponían una cara muy linda (así que asumo que no era de burla ni nada así). Me llamaba la atención su reacción por que las chicas en kimono pululaban por ahí pero no reaccionaban así por las demás.
  • Un señor japones también, nos ve pasar por la calle y empieza a decir “ah beautiful” la neta me sentí estrella de cine unos segundos (como el día anterior con los niños del templo).

Llegue a la conclusión que les llamaba la atención ver que eramos occidentales y que traíamos sus trajes tradicionales… pero se les veía contentos 🙂 menos mal!

Ah de hecho otro miedo que tuve era como iba a hacer para ir al baño, algo así como me paso el día de mi boda. En este caso tuve la misma suerte 😀 no me dieron ganas en todo el día 😀 hahaha así que no les puedo contar que tan difícil es ir al WC con kimono.

Y esa fue la experiencia, de aqui nos fuimos a visitar el Santuario Yasaka, el Kiyomizu Dera y Gion en kimono.

Así que ahí vamos:

En resumen: la experiencia fue genial y lo volvería a hacer 😀

¿Quieres mas tips para preparar tu viaje a Japón?

No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo, no tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente.

11 Comentarios

    • Gaolga 14 abril, 2014 Responder
  1. Malena 15 abril, 2014 Responder
    • Gaolga 17 abril, 2014 Responder
  2. Iciar 30 octubre, 2014 Responder
    • Gaolga 2 noviembre, 2014 Responder
    • Gaolga 9 mayo, 2016 Responder

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *