Como logré regatear en Marruecos

Regatear es algo que se me da muy mal, pero en Marruecos y en otros países es algo que se hace muy comúnmente y si queremos comprar algo hay que entrar al estire y afloje. Puede llegar a ser chistoso o en el otro extremo puede enojar o aburrir pero no nos deja indiferente.

Antes de empezar, para los que no sepan:

Definición de regateo: Acción de regatear el comprador y el vendedor el precio de una mercancía o un producto.

regatear-marruecos

Regateando en Marruecos

Resulta que durante nuestro viaje a Marrakech tenia en mente la firme intención de compararme un djellaba (vestido marroquí) pero obvio no quería gastar mucho por que apenas lo iba a usar ahí en Marruecos o en una fiesta de disfraces (en ese momento ignoraba que también lo usaría en Irán). Mientras camino voy viendo lo que había en los puestos pero sin mostrar interés, por aquello de evitar el acoso. Es gracioso que diga que iba sin mostrar interés, probablemente yo creía que no lo mostraba pero a quien engañamos… si esa es una de las cosas que no se hacer cuando viajo: ocultar mis emociones. En eso llego a un puesto y veo los vestidos *sin emoción según yo* y escojo uno que me mido por encimita.

Ahí es cuando empieza el show. Lanzo la pregunta “¿cuanto cuesta?” y el vendedor me salio con un precio exorbitante. Entonces la “negociación” se dio mas o menos así:

Vendedor: este vestido vale 500 dirhams

Charcotripera: ¿que? 😮 ¡uy no esta muy caro! <– queja de comprador

Vendedor: bueno a ver ¿que precio pones? <– el vendedor trata de mostrarse complaciente

Charcotripera: pues… 100 <– dije lo primero que se me ocurrió, total para que pregunta

Vendedor: ¡uy no es muy poco! <– dijo, haciendo gestos exagerados pero graciosos

Charcotripera: mmm entonces 120 <– yo seguía diciendo lo que sea

Y luego el me hacia otra contrapropuesta, hasta saco una calculadora para que escribiéramos los precios ahí, por aquello de evitar confusiones, cuando al final llegamos a un acuerdo, 200 ¡OK vendido!

Aquí vino algo insólito:

Ya que había pagado y nos dijimos, ¿mejor me mido el vestido de verdad no? y aunque tenia ropa encima me lo puse (que de hecho se lleva así) y OH NO me quedaba muy apretado. Entonces la cosa se puso mas divertida, porque me trataron de convencer que escogiera otros (en este punto estaba sorprendida de que no me dijeron “ya pagaste, ya te jodiste”).

El problema yo pues no quería mas que ese y no tenían de talla mas grande 😮 así que al final al ver que no quería ningún otro creánlo o no el vendedor ME DEVOLVIÓ MI DINERO y salimos de la tienda.

Ya habíamos caminado unos cuantos metros cuando nos llega el vendedor por detrás y nos dice “vengan por acá” y ¡nos llevo a la tienda de otro de sus compas! Quería que viera los vestidos que tenían allá ohhh como me dio risa esta situación y porque fue a seguirnos se ve que el hombre no quería dejar escapar la venta (o sea nosotros).

En la tienda del amigo igual, me medí varios vestidos y pues cuando hubo uno que mas o menos me convenció pregunte el precio y comenzó de nuevo la danza del regateo:

Charcotripera: ¿a cuanto el vestido?

Vendedor: 500 dirham, es bordado a mano blablabla <– ahora echaban rollo tipo argumentos de venta

Charcotripera: noooooooo es muy caro y no me gusta tanto como el otro. <– tratando de mostrar poco interés

Vendedor: si pero este es bordado a mano y el otro a maquina <– mas argumento de venta

Charcotripera: si pero pues me da igual, me gustaba mas el otro <– y yo de nuevo tratando de mostrar mi desinteres

Y aquí llega la celebre frase de los vendedores de los zocos

Vendedor: bueno bueno te lo dejo en un precio democrrrrrratico 300

Charcotripera: no no es mucho, y dije otro precio que no recuerdo <–  y yo riéndome por dentro y con cara de enfado (según yo)

Al final quedo en 150 (diciendo “ok ok no problemo” y yo estaba 😮 riendo por dentro 😀 ).

NOTA: las cantidades son solo para ilustrar el regateo, mi memoria no alcanzo a registrar las cantidades exactas de nuestro intercambio.

Total que me lleve el vestido, pero para ser honesta NO FUE UNA GANGA en lo absoluto, creo que pague el “precio normal” de una turista. Pero todo el show del regateo fue muy divertido ademas el señor era muy chistoso. Eso si, tengo que decir que es divertido una vez pero ya luego es muy enfadoso, porque para cualquier cosa, hasta un miserable llavero, que quieras comprar en el zoco, y mira que hay cosas muy bonitas, hay que regatear.

Y todo para que al final de todos modos termines pagan el precio “turista” aaaaaaaaaaaghr o_O :@

Aquí les dejo unas fotos de mi “trofeo del regateo”:

Y tu cuéntanos ¿se te da bien el regateo?, ¿lo has tenido que hacer alguna vez?

12 Comentarios

  1. Nancy Cruz 31 agosto, 2016 Responder
  2. Juan Manuel Lere 9 septiembre, 2016 Responder
    • Gaolga 9 septiembre, 2016 Responder
  3. Diabarama 10 septiembre, 2016 Responder
    • Gaolga 10 septiembre, 2016 Responder
  4. Diana 10 septiembre, 2016 Responder
    • Gaolga 10 septiembre, 2016 Responder
  5. Cómete el Mundo 12 septiembre, 2016 Responder
    • Gaolga 12 septiembre, 2016 Responder

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *