Cruzando la frontera entre México y Estados Unidos

Dependiendo de las circunstancias de cada persona la noción de lo que es una frontera cambia. Para unos puede significar una mera formalidad, no esperar, mostrar un documento y pasar. Para otros una barrera inquebrantable ya que no se tiene el “pasaporte correcto” que cierra las puertas de una visa. También existen algunos afortunados para los que una frontera es simplemente un letrero que dice el nombre del país pero no tienen que mostrar ningún documento y pueden ir y venir libremente.

En esta ocasión les hablare de una frontera que ha estado presente durante toda mi vida, estoy hablando de la frontera entre México y Estados Unidos. Los que me conocen saben que vengo de una ciudad fronteriza en la cual cruzar de un país al otro se convirtió en algo cotidiano… mas no fácil. Voy a dejar de lado todo el tiempo, dificultades y papeleo que implican sacar la visa para EUA. Aquí vengo a hablar simplemente del acto de cruzar la frontera por tierra, ¿suena fácil no? si, suena sencillo pero hay que estar preparados para que nos toque una aleatoria segunda revisión, que nos hagan preguntas, que nos toque ver algún incidente como el asesinato de un ciclista que no estaba en sus cabales (por suerte no nos toco verlo a nosotros) o simplemente que no nos pregunten nada y nos dejen pasar.

Consulta el tiempo de espera en garitas aquí  (Mexicali)

A todo esto hay que sumar el factor tiempo, si, el tiempo. Muchas personas quieren cruzar la frontera, ya sea gente de México que quiere ir a Estados Unidos a hacer sus compras, ver familiares, etc o gente de Estados Unidos que vino a México a hacer lo mismo y quieren volver. En tiempos decembrinos el tiempo de espera en las garitas es de varias horas, hay que tener un automóvil que aguante.

Con todo esto dicho, aquí va pues, un diario de lo que fue uno de nuestros cruces a Estados Unidos en automóvil. No es el primero ni sera el último.

Crónica de un cruce de México a Estados Unidos en auto

10:15 – Llegamos a la fila

Ya habíamos consultado el tiempo de espera de las garitas (un reflejo que tenemos todos los fronterizos), el tiempo que indicaba era aproximadamente una hora… para que se den una idea de la situación: una hora era promisorio! (ya que había estado mucho peor en otros días). Nos colocamos pacientemente detrás del ultimo auto que ya estaba haciendo fila. En el lugar donde comenzaba la fila no había aun división de carriles, en ese caso hay que estar atento de que no se nos meta otro auto… si, pasa.

10:35 – Aquí es donde ya vemos la señalización de la frontera

Vamos bien, hemos llegado al punto donde ya no se nos pueden meter los autos, una cosa menos por la cual preocuparse. Vamos a ver si logramos pasar antes de lo que nos decía el pronostico.

Aquí es donde tenemos el letrero de los carriles que van hacia la garita

Aquí es donde tenemos el letrero de los carriles que van hacia la garita

10:40 – Y empiezan las ventas

Un podo después de cruzar los letreros (y a veces antes) hay una transformación del ambiente, lo que antes eran solo automóviles se llena de gente pasando entre ellos. De quienes hablo? pues de la gente que ofrece servicios de cambio de pesos a dolares, limpiar vidrios, vender chucherias, artesanías, colchas, de todo! es un centro comercial ambulante. Eso si hay que tener cuidado con los que limpian los vidrios por que la mayoría de las veces no preguntan: simplemente se abalanzan sobre el automóvil y hay que decir NOOOOO lo mas rápido posible antes de que te hayan limpiado el vidrio.

También esta la gente que pide dinero. Sobre este tema tengo que contar una anécdota triste, pero cierta: cuando era niña recuerdo a una señora que estaba ahí pidiendo cada vez que cruzábamos. Tenia las piernas del tamaño de un tronco y estaba ahí entre los autos pidiendo dinero para su tratamiento. Pasaron los años y ahí seguía pidiendo para su tratamiento. Paso realmente mucho tiempo y seguía ahí. Luego me contaron que en realidad no pedía para su tratamiento si no que era así como se mantenía y que le convenía verse mal para poder seguir pidiendo. No podía creerlo, ya la confirmación vino cuando hubo un doctor que le ofreció ayudarla y lo rechazo :/ son historias que uno se niega a creer, pero al llegar a mis veintes y ver que la persona seguía ahí haciendo lo mismo me lo confirmo. Los de Mexicali que me están leyendo tal vez sabrán de quien estoy hablando.

Persona entre los autos

Persona entre los autos

10:50 – ¿El carril medico?

Llegamos a un cierto punto donde había un carril que nadie ocupaba, al cual no teníamos acceso, nos intrigaba saber que era ya que antes no estaba. En un cierto momento podemos ver lo que es: es el carril medico. Me desconcertó bastante, pensé que era para emergencias en caso de que alguien tuviera que cruzar en ambulancia o algo así, pero al leer las consignas parece que estaba dedicado a las personas que van de Estados Unidos a México a comprarse sus medicinas (por que parece que son mucho mas baratas) y regresan a su país. Eso si, yo vi el acceso a ese carril cerrado con candado y nos toco ver a un automóvil que se quedo esperando buen rato a que les abrieran… mientras nosotros avanzábamos lentamente.

El carril medico: no entendí muy bien la utilidad

El carril medico: no entendí muy bien la utilidad

10:50 – Yupi vamos a cruzar en menor tiempo de lo que dice el pronostico… ¡ilusa!

Conforme avanzábamos ilusamente creí que podríamos llegar a cruzar antes de la hora prometida, pero no fue así, ¡avanzábamos con una lentitud! y es que las revisiones a veces se pueden tardar y por ende la fila se torna mas lenta eso provoca que la gente invada los carriles que van menos lento y se hace un desastre. Mientras me entretenía viendo un contenedor de agua que se encuentra del otro lado pero se ve desde México. Este ha estado ahí desde siempre que he cruzado (hace ya muchos años) y no se mueve de ahí. Eso si, desconozco si aun contiene algo.

Y ahí esta, de pie desde hace mucho. Viendo a los autos avanzar lentamente.

Y ahí esta, de pie desde hace mucho. Viendo a los autos avanzar lentamente.

11:20 – Cruzando la garita

Después de una media hora que me pareció eterna (la peor parte es el final por que ya lo que quieres es bajarte del auto) llegamos al cruce fronterizo. Presentamos nuestros pasaportes yo con mi visa y Vicente con la ESTA (que es lo que piden a los europeos). Tuvimos suerte, esta vez solo nos preguntaron a que íbamos “de compras” contestamos (lo cual era totalmente cierto). Por suerte esta vez no hicieron una faramaya por ver un pasaporte “raro”, por que es un hecho que en esta frontera no están muy acostumbrados a ver desfilar pasaportes de países tan lejanos ya que otras veces han hecho preguntas de que si como nos conocimos o ya de plano nos han pasado a segunda revisión y se han llevado el pasaporte francés (de broma suponíamos que se lo llevaban para fotografiarlo)

Aquí ya estamos por llegar a la frontera, ya no tomo mas fotos a partir de este punto no vaya a ser...

Aquí ya estamos por llegar a la frontera, ya no tomo mas fotos a partir de este punto no vaya a ser…

Una vez que hemos cruzado la frontera entre México y Estados Unidos nos disponemos a pasar el día en ese país y a hacer lo que muchos de mis conciudadanos hacen allá: ir de compras. En nuestro caso son compras para las que  hemos esperado mas de un año y van desde electrónicos (un teclado nuevo para mi) hasta ropa para Vicente y para mi. Pero esta vez fueron las compras, otras veces las razones para cruzar han sido: ir a tomar un avión a San Diego por que el vuelo sale mas conveniente desde ahí, ir a Los Angeles a un concierto, ir a Las Vegas con amigos, etc…

Y tu cuéntanos, ¿tienes alguna experiencia de cruce de frontera que sea difícil o tediosa y que quieras compartir con nosotros?

18 Comentarios

  1. Chente 14 febrero, 2016 Responder
    • Seba! 14 febrero, 2016 Responder
      • Gaolga 14 febrero, 2016 Responder
  2. Seba! 14 febrero, 2016 Responder
  3. César Alberto 15 febrero, 2016 Responder
    • Gaolga 15 febrero, 2016 Responder
  4. Cristina 19 febrero, 2016 Responder
    • Chente 19 febrero, 2016 Responder
    • Gaolga 19 febrero, 2016 Responder
  5. Cristina 22 febrero, 2016 Responder
    • Gaolga 22 febrero, 2016 Responder

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *