El Mezcal con el Rey del Matatlan en Oaxaca

Lo prometido es deuda, aquí les traemos el relato de la fabrica de mezcal 🙂 en donde explican como es el proceso de elaboración y luego presentan los productos y viene la mejor parte: degustar 😀

Comenzamos con un dicho popular sobre el mezcal:

Para todo mal Mezcal, y para todo bien pos también… Sí es para remedio pues litro y medio.

Proceso de fabricación del Mezcal

Todo empieza con la maduración del agave. Una vez que esta lista se Jima y se mete el corazón de la planta (que es lo que queda después de la jima) en un horno hecho con piedras del río. Los agaves duran 8 dias horneandose bajo tierra y cuando se termina esta fase lo que queda pasa a un molino de piedra el cual es jalado por un caballo.

Jimar es cosechar el agave, retirando las hojas externas con una coa, para la elaboración de mezcal

La pasta que resulta de la “machucada” se mete a un contenedor para que se fermente, esto puede durar 2 semanas. Por ultimo el resultado se mete a un contenedor para ser destilado. Y por fin tenemos mezcal.

La mayor diferencia entre el mezcal y el tequila es por supuesto que no esta hecho en Tequila. Ademas el agave no es azul.

La degustacion del Mezcal

A la hora de la degustación nos dieron a probar una sal y luego nos dijeron que tenia gusano de maguey molido O_O bueno la probé por que si no se ve el insecto no se siente 🙂 nos explicaron que el gusano no destruye la planta, vive en ella pero no la mata.

Todo era muy bonito hasta que nos trajeron: gustanitos enteros para degustar. Yiack, al igual que en otras ocasiones yo no pude probar y Vicente que siempre esta buscando los sabores del mundo, por supuesto, degusto con ganas.

En la sala había botellas de todos colores, tamaños, formas. En ellas habia los diferentes tipos de mezcal que ofrece el Rey del Matatlan:

  • Mezcal joven ó Blanco.
  • Mezcal Reposado abocado con Gusanito.
  • Mezcal Añejo.
  • Mezcal Gran Reserva de la Casa.
  • Mezcales Orgánicos.
  • Cremas de Mezcal con sabores a frutas.

Los probamos todos, muy ricos y compramos algunas (cremas de mezcal) hasta nos hicieron descuento era imposible resistirse (y fue una venta sin acoso, ahí la clave). Eso si después de tanta degustación y teniendo la panza vacía pues, me maree.

Y cuando ya nos íbamos, por un momento me sentí como si estuviera en Asia, ¡había muchos rickshaws!

No, no es Asia es Oaxaca

No, no es Asia es Oaxaca

7 Comentarios

  1. Chente 14 marzo, 2013 Responder
  2. Gaolga 14 marzo, 2013 Responder
  3. xiaofeng 16 marzo, 2013 Responder
  4. bleid 17 marzo, 2013 Responder
  5. Gaolga 17 marzo, 2013 Responder
    • Gaolga 18 junio, 2014 Responder

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *