El Paraíso de los Gatos esta en Miraflores

Si un gato se encontrara en la desgraciada situación de no tener familia ni hogar lo mejor que podría pasarle (ademas de encontrar una) seria estar en un lugar donde se encarguen de el, lo alimenten, lo mantengan sano, reciba y dé amor a todos los que se le atraviesen y muy importante: no estar encerrado en una jaula, poder moverse con libertad. Ese lugar lo vi con mis propios ojos y se trata del Parque Kennedy en Miraflores, Lima.

Llegando al Parque Kennedy

Después de caminar un rato por el distrito de Miraflores llegamos a una fuente a la que me empeñe en tomarle una foto decente, cuando tuve el resultado que quería alcancé a Vicente hasta donde estaba la Iglesia de la Virgen Milagrosa, por desgracia estaba cerrada así que me conformé con tomarle foto desde afuera.

En eso dije “ah mira, un gato“, claro mi cámara instantáneamente apunto hacia el, como por ejemplo lo hizo con todos los gatos que me encontré en Malta, creyendo que era solo ese. En eso veo otro y otro y otro… hasta que caigo en cuenta que estaba en EL PARQUE. Ese parque del que ya me habían hablado 😮 ¡el paraíso de los gatos! o mas bien el paraíso de los gateros como yo.

Gatos por aquí y por allá, ¿por que están allí?

Había gatos por todas partes, retozando entre las flores, tomando el sol, arriba de los arboles, durmiendo, haciendo pis, había de todo. Ademas caminaban por todas partes tan campantes no nos tenían miedo alguno era el paraíso 😀 al menos lo era para mi, que felicidad, para donde volteara a ver había un gato y tuve que contenerme para no gritar “que lindoooooo” eso si, tome fotos hasta que me cansé.

Aunque aún no entendía muy bien por que los gatos estaban ahí, que los había hecho venir aquí inicialmente esa pregunta nos la contesto un muchacho con el que nos pusimos a platicar en las bancas del parque:

Nos contó que hace mucho hubo un problema de ratas en el área y la Iglesia mando traer a muchos gatos para resolver el contratiempo. Los gatos acababan con las ratas y la iglesia les acogía, era un trato bastante justo.

Ahora, no comprobé la historia así que no se si sea la versión oficial pero me pareció bastante razonable (si alguien tiene la versión oficial déjenmela en los comentarios por favor 🙂 )

A pesar de que la iglesia ya no se encarga de ellos los gatos no están ahí al garete, tienen su comida disponible y están bien cuidados. Hoy en día es una organización de voluntarios la que se encarga de ellos aunque como pueden ver los gatos son libres de irse a donde quieran aunque si yo fuera ellos no me iría del parque (y de hecho todos se quedan ahí no se alejan mucho del área, saben lo que les conviene).

Programa de adopciones

Como dije anteriormente hoy en día es una asociación de voluntarios la que se encarga de que los gatos estén bien alimentados y cuidados, también se encargan de gestionar un programa de adopciones para que los adorables mininos que vemos ahí puedan tener en un futuro un amoroso hogar. En el parque tendrás la oportunidad de ver si ese lindo gatito y tu son compatibles pasando unas agradables horas juntos en las bancas.

En el parque se encuentra el stand de “Adopciones Gatos Kennedy“.

Y de noche, siguen los gatos

Y como era de esperarse, en la noche regresamos (el pretexto fue que cenamos cerca de la iglesia). Sinceramente no podía resistirme a un lugar así, necesitaba volver una y otra vez. Cosa que sucedería mas de una vez durante nuestra estancia en Lima. Los gatos seguían ahí, deleitando a la gente que se aproximaba al parque, no necesitaban hacer nada solo ser ellos, verse bellos y si les daba la gana arrimarse a los que se sentaban en la zona.

Y precisamente hablando de sentarse, me senté en una de las bancas y en eso llegó un gato que decidió que yo seria su colchón y se poso encima de mi. Cuando se llegó la hora de partir, muy a mi pesar, retiré al mínimo de mi regazo y rezongando rápidamente fue a retomar su lugar 😮 no me dio tiempo a ponerme de pie. Era adorable y posesivo a la vez 😀 me daba una cierta nostalgia ya que Itzel, mi gata, no era así para nada. Ni, modo, tuve que decirle al minino que ya pertenecía a otro gato y me fui (pero sin decir adiós, volvería).

El gato dijo "esta es mi humana" :-o

El gato dijo “esta es mi humana” 😮

Cada quien tiene su lugar favorito, su lugar especial, para muchos son lugares con mar y bonitas playas o lugares con vista a un gran paisaje, pero para mi este parque lleno de gatos paso a convertirse en uno de mis lugares mas felices en el planeta. Amor gatuno asegurado.

Gatos y mas gatos

Gatos y mas gatos

¿Quieres tips para viajar a Perú?

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *