Huanchaco y los caballitos de totora

Huanchaco es un balneario bañado por el Océano Pacifico y una ciudad que forma parte del Area metropolitana de Trujillo. Se encuentra dentro de la Ruta Moche y fue la última visita que realizamos ese dia que visitamos Chan Chan y la Huaca del Sol y de la Luna. Una gran manera de terminar un día lleno de agradables visitas.

Bienvenidos a Huanchaco

¿Que se puede hacer en Huanchaco?

Puede parecer obvio ya que es una playa y si, la gente puede bañarse en el mar, comerse una papa rellena en algún puesto callejero, tirarse en la arena a tomar el sol, e incluso surfear ya que hay buenas olas (estamos en el Pacifico). Pero hay algo que es una especialidad en esta zona y es: surcar el mar sobre un caballito de totora. No hay que preocuparse por conducir la embarcacion, una persona los lleva a dar la vuelta en el caballito.

¿Que es un caballito de totora? se trata de embarcaciones alargadas hechas con hojas de totora las cuales se vienen construyendo desde hace cientos de años. De hecho se dice que desde hace tres mil años no ha variado su diseño 😮 increíble imaginarse como se ha pasado la técnica de construcción de generación en generación durante tanto tiempo.

El nombre de Huanchaco viene de Guaukocha que significa hermosa laguna con peces dorados

Nuestra visita a Huanchaco

Ahora bien, nosotros solo teníamos algo como una hora para explorar la zona por lo que no pudimos realizar ninguna de las actividades que menciono arriba. Ademas no traía la ropa adecuada, pero si volviera a esta ciudad me gustaría definitivamente navegar en un caballito de totora.

Al llegar vi un puesto de papas rellenas pero a pesar de que se me antojaban todavía no tenía hambre (y el tiempo era limitado) así que nos precipitamos a una construcción de madera sobre el mar, la llamé erróneamente puente, mucha gente iba y venia así que algo interesante debería de haber 😀 pero todo quedó en las ganas ya que cobraban por acceder y me dolió pagar por solo dar unos pasos sobre el mar. Así que nos quedamos sobre el malecón y desde ahí observamos el mar, el sol estaba cayendo y la vista era muy buena, mientras veíamos a unos surfers nos encontramos con un perrito que feliz entraba y salia del agua parecía que perseguía las olas y no les tenía miedo. Era muy lindo verlo 😀 ¡estaba super contento!

Caminando por el malecón se podían ver varias estatuas con detalles varios, por ejemplo, fotografiamos una con unos peces que recordaban a aquellos que vimos en Chan Chan. En el camino había también varios puestos de souvenirs. Camisetas de Huanchaco, llaveros, etc.

El Caballito de Totora: el protagonista de Huanchaco

El tiempo se nos estaba acabando así que decidimos quedarnos observando a los que me parece son los protagonistas de este lugar: los caballitos de totora. Había un área donde se podían ver acomodados uno después del otro y ahí nos quedamos. Eran enormes, altísimos con una punta ligeramente doblada y del color café de al totora seca.

El sol ya estaba definitivamente cayendo y teníamos que volver al vehículo, no fuera ser que nos dejara, así que le dimos un ultimo saludo al Pacifico en Huanchaco:

Mar en Huanchaco

Y por último, le dijimos hasta luego a los caballitos de totora 😀 ¡que bonitos eran!

Hasta luego caballitos de totora

¿Quieres tips para viajar a Perú?

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *