• Menu

Opiniones – Volando con Iberia

Hemos volado con Iberia hacia Panamá y en este articulo les contamos nuestras opiniones de esta aerolínea Española.


He volado más de una vez con Iberia pero solo vuelos cortos (Niza-Madrid). Esta vez tuve la oportunidad de realizar un vuelo trasatlántico con ellos, volé hasta Panamá. Así que no sabía muy bien que esperar de la aerolínea, mis expectativas eran inciertas, pero con algunos mínimos a los que ya me tienen acostumbrada las otras aerolíneas que frecuento. ¿Fue una experiencia satisfactoria?, aquí les cuento mis opiniones sobre Iberia.

La experiencia de vuelo con Iberia, mis opiniones

Check-In

Realicé el check-in por internet. Todo iba bien hasta que llego la hora de asignación de asientos, con sorpresa me di cuenta de que el sistema me asignaba arbitrariamente un asiento y no me dejaba cambiarlo. Claro, podía cambiarlo si pagaba más, pero no estábamos hablando de escoger un asiento que tuviera un extra especial, no, no, aquí se trataba de asientos economy comunes y corrientes. Fue ahí cuando, al contactar el servicio de atención a clientes, me di cuenta de que la tarifa que compré no dejaba escoger asiento.

vuelo_retrasado

Así es, me sorprendí porque era la primera vez que me encontraba con una aerolínea que para un vuelo de 11 horas no permitía escoger el asiento (aun durante el check-in) sin pagar extra. Me escandalizó demasiado y no pague. Eso me hizo pasar un momento muy desagradable, una anécdota que contaré al final de este artículo.

Vamos a decir que ya en ese momento mis opiniones sobre Iberia empezaban a ir en picada.

Ese es el asiento y no hay discusión
Ese es el asiento y no hay discusión

Después de hacer el check-in por internet, se dejan las maletas en el mostrador sin problemas. Al regreso no tenía dónde imprimir los pases de abordar, me los imprimieron al dejar la maleta.

Abordaje

Empezó un poco más tarde de la hora programada, eso no fue problema. El problema es que hacen un abordaje por “grupos” en donde la idea es que aborden primero los que van más atrás y así sigue.

El caso es que si te toca un asiento en las filas de enfrente abordas casi al final y mientras la idea en teoría es buena, en la práctica no lo es tanto porque cuando entras al avión está repleto de gente.

Abordando
Abordando

Interior del avión y Asientos

Al entrar al avión veo que se trata de un 2 – 4 – 2 y hasta ahí se acabó lo bueno. Lo que siguió fue ver un avión viejo, muy viejo, escandalosamente viejo para un vuelo tan largo. Pero el shock llego al ver que no teníamos pantalla de entretenimiento individual, algo que no me había topado en vuelos largos desde hacía muchísimo.



Una vez que me ubiqué en mi asiento y despliego la mesita individual, me doy cuenta de que está sucia, la que tenía al lado, la abrí y también (ya que el asiento al lado mío estaba libre) sucia. Así que no olviden llegar sus toallitas húmedas en este vuelo.

Un ejemplo de lo viejo de los asientos: al despegar el pasajero delante de mí reclinó su asiento, me pareció muy extraño, puesto que ese es el momento donde precisamente no se hace. Minutos más tarde el señor se voltea hacia atrás para decirme que lo disculpe, que él no está reclinando el asiento, si no que se va hacia atrás él solo. Oh, oh, pensé… opiniones de Iberia en picada.

El punto bueno llegó al darme cuenta, muchas horas después de despegar, de algo que no esperaba encontrarme dada la vetustez del avión. En cada asiento había una conexión USB disponible. Así que pude recargar mis aparatos electrónicos.

Esta es la parte de la clase business, yo pensé que no tenían pantallas individuales, pero si las tienen, están plegadas en la mitad del asiento.

Cual pantalla?
¿Cuál pantalla?, sí, ahí está solo que escondida

Kit de bienvenida

A diferencia de otras aerolíneas con Iberia no hay bolsita de kit de bienvenida, las opiniones con estos productos están divididas, a algunos les importan mucho, a otros no. Al inicio del vuelo pasan los encargados a ofrecer prensa escrita a todos los pasajeros.

Bebidas y comida

En vuelos largos: hay dos opciones de comida, lo malo es que el menú no te lo dan con antelación, lo cual es difícil para personas indecisas como yo. Cuando llega el encargado de servir te dice lo que hay y tienes que decidir al segundo, ni modo. La comida estaba buena, así que la elección fue exitosa. En cuestión de bebidas tienen bastantes opciones como jugos, sodas, licores, vino.

Justo después de la comida el personal pasa para servir el café o té, tengo que decir que me gusto que cuando pedía leche para mi café me daban precisamente eso: leche. En lugar de la leche en polvo que no me gusta tanto.

En vuelos cortos: tienes que comprar lo que sea que quieras comer y beber.

Entretenimiento a bordo

En un vuelo de 10-11 horas pasan unas 3 películas. Consejo: llévense algo para ver películas en este vuelo.

Entretenimiento a bordo...
Entretenimiento a bordo…

Consignas de emergencia

En este punto, normal, las consignas de emergencia sin más ni menos.

Consignas emergencia
Consignas emergencia

Estado de los baños

Visto el estado del avión en general, me hubiera podido esperar una mala sorpresa aquí también. Por suerte no, ya que durante todo el vuelo estuvieron limpios y con los artículos básicos como jabón y papel siempre disponibles.

Soporte por medio de las redes sociales

Sirven para dar información general (por ejemplo, si hay una huelga, saber si tu vuelo se verá afectado).

Escala en el aeropuerto de Barajas

El aeropuerto de Barajas puede ser agradable o aburrido para pasar el tiempo dependiendo de en que terminal te encuentres, en la terminal 4 hay bastantes negocios, tiendas, asientos, en fin que el tiempo se puede pasar. En cambio, si te toca esperar en la Terminal Satélite la cosa cambia y todo se vuelve muy aburrido.

Llegada a Panamá

Llegamos puntuales a nuestro destino, un alivio poder dejar ese avión que me regresa diez años atrás en el tiempo.

Mi peor anécdota con Iberia

Mis opiniones sobre Iberia se cayeron al suelo con esta anécdota, no por la misma razón, pero, al menos para vuelos largos, la puse al mismo nivel que Lufthansa:

Se trataba del vuelo de regreso, de nuevo al hacer el check-in no me permitió escoger asiento. Quede en la ventana junto a otra persona al lado. Seguramente muchos de ustedes no saben, pero al volar me pongo siempre en el pasillo porque me da mucha aprehensión, casi claustrofobia, de tener gente al lado. Me da una sensación de encierro que me pone muy nerviosa.

El soporte fallido

Al pedir al soporte de clientes por twitter, me volvieron a decir que mi tarifa no permitía escoger asiento. En fin. Al hacer el baggage drop, le dije al encargado que por favor me cambiaran al asiento que fuera, solo que estuviera en el pasillo.

Literalmente se rio de mí y me dijo que si quería cambiar tenía que pagar. Me enojé y me fui. Volví a intentarlo con el encargado en la puerta de embarque, al menos fue amable y me dijo que no podía hacerlo si no pagaba, pero que él veía que el avión no estaba lleno, así que podría tal vez cambiarme de asiento una vez dentro.

Abordaje nervioso

Después del abordaje, al llegar a mi asiento ya veo a alguien sentado en el lugar de mi lado. Le pregunté si podría cambiarme de sitio porque me pongo mal y muy groseramente me contesto que “él había pagado por ese lugar y que tenía la pierna mal” vaya sentí feo, pero luego pensé que a eso es a lo que llegamos haciendo pagar por cualquier asiento economy. Empezaba a ver cómo todo mundo seguía entrando al avión y me negué a sentarme en el lugar que me toco y me dirigí a las azafatas para decirles que por favor me sentaran en cualquier lugar, pero que fuera pasillo.

Una me dijo que un lugar de la fila 14 estaba disponible, en ese momento ya mis nervios aumentaban, ya que no sabía si al final podría quedarme ahí. Mis palpitaciones subieron al ver que llego la persona de ese asiento. Ahora sí empecé a temblar y le dije de nuevo a la primera azafata que me encontré que POR FAVOR me dijera si había algún pasillo disponible. Pero en ese momento ya me sentía muy mal. Total que al final sí me dieron un pasillo. Pero tardé mucho rato en volver a respirar normalmente.

Sé que a muchos esta anécdota se les hará una tontería, pero a mí me cae muy mal en serio estar como “atrapada” esa es la sensación que me da al tener gente sentada al lado y yo en ventana. Siento que no puedo “salir rápido” ya sé, es una chorrada, pero es un impulso, un nerviosismo, respiración rápida, etc. que llegan sin poderlo controlar.

Me resistí a pagar

Seguramente también pensaras: ¿pues por qué no pagaste por el asiento y ya?, la verdad, no es por la cantidad de dinero, es por lo que significa: me dolía pagar, pagar por escoger un asiento común y corriente.

Me parecía un abuso. Esta anécdota terminó de formar mi opinión sobre Iberia. Me hicieron pasar el peor momento de todo el viaje, así que ya podrán imaginarse la estima que les tengo.

Adiós avión Beatriz Galindo, espero no volverte a ver.
Adiós avión Beatriz Galindo, espero no volverte a ver.

Opiniones generales de Iberia

Esta aerolínea me dejo muy insatisfecha. Es imperdonable que:

1) Hagan vuelos de más de diez horas en aviones en tales condiciones, si no quieren cambiar el avión podrían al menos modernizarlo. Nota: acabo de ver una noticia que dice que a partir del 1 de enero volaran a Panamá con aviones más nuevos. En mi caso la mala impresión ya quedo y no voy a volver para ver si han mejorado mucho.

2) Sea cual sea el tipo de tarifa, lo mínimo es permitir al pasajero escoger su asiento al menos al momento del check-in, para un vuelo corto puede pasar, pero para un vuelo tan largo no permitir escoger es fatal.

Opiniones de otras aerolíneas, además de Iberia, con las que hemos volado:

Opiniones de otras aerolíneas con las que hemos volado:

Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si compran un producto aquí listado siguiendo estos enlaces, nosotros recibiremos una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para ustedes y así nos ayudan a mantener nuestro blog vivo.

Olga Grijalva Alvarez

Soy una viajera y creadora de contenido de viajes con 17 años de experiencia. Mi objetivo es compartir información útil para ayudarte a planear tus aventuras. He visitado más de 40 países y estoy emocionada por compartir mi experiencia contigo.

Ver historias

18 comentarios