Visitando Viena con poco dinero

Cuando mi amiga y compañera del máster Eliane me dijo “¿Que onda nos vamos de viaje a Praga?” no lo pensé dos veces y le dije que si. Pero cuando ya quisimos comprar boletos para Praga los precios baratos se habían agotado, así que hicimos un ligero cambio de planes: de todos modos visitaríamos el este de Europa pero llegaríamos a la capital de Eslovaquia y haríamos un tour estudiantil por Viena, Budapest y Bratislava. Claro todo esto en plan de “estudiantes con poco dinero” ya que nuestro presupuesto no era muy grande pero aun así queríamos aprovechar los días libres de nuestros periodos de clsases.

Volando a Bratislava

Compramos boletos 38 euros ida y vuelta con RyanAir y emprendimos el vuelo. Al subirme al avión y ver las ventanas sentí cierta aprehensión ya que una amiga que estudia Ingeniería Aeroespacial días antes me había comentado que las ventanas así tan cuadradas no eran seguras. Uy, trate de olvidar la conversación porque pues ya estando en el avión ¿que se puede hacer?

Mi ventana cuadradirta

Mi ventana cuadradirta

Llegando a Viena

Al llegar a Bratislava y tomamos un autobús hacia Viena (la distancia entre los dos lugares es como 50 km). Una vez en Viena tomamos el metro para llegar hasta nuestro lugar de hospedaje.

Y al salir del metro tuvimos que lidiar con el ventarron y lluvia que nos recibió al llegar a Viena. En esas condiciones tuvimos que encontrar nuestro hostel y comenzamos a ver la ciudad. Las cosas comunes y corrientes llamaban mucho la atención.

Después de dejar nuestras mochilas nos fuimos a cenar porque ya hacia hambre, pero, este viaje fue de bajo muy bajo presupuesto. Así que fuimos a cenar a McDonalds 🙁 la parte agradable de mi ida al local de hamburguesas fue que podía hacer mi orden en ingles pero podía también decirles Danke (gracias) siempre 🙂 use mi pobre vocabulario en alemán y estaba contenta.

Tomaten Ketchup

Tomaten Ketchup

Nuestra visita a Viena en un día y con poco presupuesto

Rogábamos al cielo para que no lloviera como el día anterior (era muy difícil caminar o tomar fotos) y parece que las nubes nos escucharon. O sea el cielo era gris pero sin lluvia así que vamos a visitar.

Palacio de Schönbrunn

Nuestra primera parada era el palacio de la emperatriz Sissi, también conocido como el Versalles vienés. Es una de las principales atracciones turísticas de la ciudad, a toda la parte exterior se puede entrar GRATIS así que vimos los edificios por fuera y los jardines, que por desgracia por ser invierno no estaban en su máximo esplendor.

Oh y vimos a una pareja de patitos. Observándolos caí en cuenta que en las aves siempre el macho es mas bonito (el pato tiene la cabeza verde la pata es insípida toda café). Subimos una mini colina y nos encontramos con unas estatuas de “sirenos” o caballos marinos.

El metro de Viena

Al salir del palacio tomamos el metro, curioso fue encontrase con Casper en un comercial en la calle, pero parecia arreglado como de los tiempos de Sissi diferente a lo que estamos acostumbrados.

Llegamos a tomar el metro y, no hay mucho que decir, llega EXACTAMENTE a la hora que esta escrita ni mas ni menos. Puntualidad absoluta. Estamos en Austria. Tambien tuvimos la oportunidad de ver los tranvias aunque estos no los tomamos, se veían bastante modernos.

Y sobre el metro les quiero compartir un vídeo que tome en el momento en que anuncian las paradas. Como no entiendo el alemán se oye bastante tétrico (escuchen las campanas antes de que el hombre comience a hablar).

Cosas asombrosas de Viena

Algo inverosímil. Miren como se vende el periódico:

Ellos confían en que solo tomaras un periódico. Peor aun confían en que dejaras la moneda. Confían en que no te robaras los demás periódicos por que miren esta es una simple bolsa que se puede abrir.

Seguimos nuestro camino, y nos encontramos unas bicicletas en medio de la calle sin cadenas ni nada. “¿QUE?”  no pude evitar impresionarme y pensar que gritaban “ROBAME”. Pero claro, en Viena nadie se las iba a robar si no fuera así no las hubieran dejado así nada mas.

Gritaban "ROBAME"

Gritaban “ROBAME”

Y regalan las bolsas para las popos de los perros (nota: en el 2007 ver estas cosas era para mi una gran novedad, ya después me di cuenta que se hace en muchos países de Europa).

Bolsas gratis

Bolsas gratis

Nuestras comidas

Ni modo, íbamos con muy poco dinero así que otra vez comimos hamburguesas. Eso si, me di el lujo de tomarme un Starbucks (una de las cosas que me recordaba mi hogar el cual ya extrañaba después de tantos meses de estar del otro lado del charco).

Caminando por el centro

Y ahí va lo que miramos mientras caminamos por en el centro. Vimos un payaso y caballos listos para tirar de las calesas, tenían las miradas algo tristes :(. Tambien pudimos ver los edificios antiguos y los comercios, habia muchos comercios de chocolate

En eso llegamos a un lugar donde había una enorme pista de patinaje, todo mundo se divertía un montón y como nosotras habíamos caminado bastante decidimos quedarnos un rato viendo a la gente patinar. También vimos los alrededores.

El Parlamento

Caminando nos encontramos con el edificio del Parlamento, no nos detuvimos mucho ahi y ni siquiera intentamos entrar (asi que ni idea si dejan visitarlo). El edificio, como pueden ver, es de un marcado estilo griego.

El parlamento

El parlamento

Ver la opera en Viena pagando muy poco

Y para cerrar la noche Eliane ya me había platicado antes de venir que se podían comprar boletos muy baratos para la Opera. Pagando 3 euros o algo por el estilo claro esta si se compraban en el ultimo momento. Entonces después de enterarnos que la obra del día era Madame Butterfly nos fuimos a la opera a comprar boletos y pues ahi empezo el show:

Primero nos encontramos con un revendedor que nos quiso ver la cara de tontas, nos quería vender dos boletos a 400 euros (pero así diciéndonos “Oh son los últimos que quedan” y nosotras le decíamos “mmm estábamos buscando unos boletos mas baratos”.

Lo mismo cuando nos abordo otra mujer vendedora nos dice “No para estas obras no hay boletos de ese tipo pero, les ofrezco este otro espectáculo. Oh ¿son estudiantes? están de suerte, pagan solo 25 euros y bla bla bla” Y nosotras ” mmm si si lo pensaremos”.

Luego nos encontramos otro tipo que ofrecía boletos para ese espectáculo también pero ese invento que los boletos baratos para la opera ya se habían acabado.

Como pueden ver había discrepancia entre todos nos dimos a la tarea de realmente saber si había o no boletos baratos para la opera. Cuando buscando y buscando de repente mi amiga vio una puerta escondida en el edificio de la opera, con un letrero minúsculo que decía “Standing” o algo por el estilo y pues entramos. Había una pequeña fila. Resultó que era la fila de los boletos baratos que estábamos buscando. Que felicidad. Y aquellos vendedores nos querían estafar. Así que al final triunfamos y vimos madame butterfly. De pie durante toda la obra pero felices (y si termine muy cansada eso si no lo niego).

Cena para presupuesto apretado

Al terminar la obra estábamos muertas, así que de ahí nos fuimos al hostel a cocinarnos unas suculentas sopas instantáneas (había cocina en el hostel).

Sopa de tomate, no hubo para mas

Sopa de tomate, no hubo para mas

En conclusión: muy linda Viena, muy limpia, muy blanca. Tenían en los semáforos de peatones indicadores de ruido para los ciegos (cosa que no se ve en todas las ciudades), los Austriacos muy amables. Si no podía hablar alemán ellos hablaban ingles.

El tour del trío:

5 Comentarios

  1. sgenius 3 abril, 2007 Responder
  2. Lifeless 3 abril, 2007 Responder
  3. sgenius 5 abril, 2007 Responder
    • Gaolga 9 octubre, 2014 Responder

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.