• Menu
Home » Corea del Sur » La Fortaleza Hwaseong de Suwon, donde dejarás el aliento

La Fortaleza Hwaseong de Suwon, donde dejarás el aliento

Visita a la ciudad de Suwon y a la Fortaleza Hwaseong. Cercana a Seúl, tiene una de las joyas del patrimonio de la UNESCO del país.

Estando en Seúl nos pareció casi inevitable darnos una vuelta por la vecina Suwon, ya que en esta ciudad se puede visitar la gran fortaleza Hwaseong, que forma parte del patrimonio de la UNESCO. Eso sí, esta visita hay que ganársela con mucho esfuerzo (y no hablo del precio del boleto de entrada).

Te puede interesar  Itinerario y tips para Viajar a Corea del Sur

Información para Visitar el la fortaleza Hwaseong de Suwon

¿Cuanto cuesta?
1000 Won

¿Se pueden tomar fotos?

La fortaleza Hwaseong forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1997.

La taquilla
La taquilla

Organiza un viaje por tu cuenta a Corea del Sur

Compara y adquiere tu vuelo barato a Corea del Sur

Compra aquí tus boletos de entrada en Corea del Sur sin hacer la cola

Encuentra tu hotel en Corea del Sur al mejor precio

Reserva tours y excursiones en Corea del Sur y en Español

Renta un automóvil en Corea del Sur al mejor precio posible

Reserva tu seguro de viaje en Corea del Sur con un 5% descuento

Reserva tu boleto de autobús

¿Como llegar a Suwon desde Seúl?

Para llegar desde Seúl es bastante fácil, hay que fijarse en el mapa del metro hay una linea que llega directamente hasta Suwon. Eso si, cuando llegue el tren fíjense cual es la que pasa por Suwon ya que hay dos ramas en el mismo tren, así que puede pasar uno que se termine antes o que se vaya en otra dirección.

¿Qué se puede ver en la Fortaleza Hwaseong de Suwon?

Para llegar a la fortaleza desde la estación de metro, fuimos caminando. No fue la decisión mas acertada, ya que al final nos dimos cuenta de que estaba algo lejos, ni modo, cuando vimos el Paldalmun nos dimos cuenta de que ya estábamos ahí, solo había que girar a la izquierda y teníamos la taquilla.

La taquilla y la gran escalera que nos esperaba, la teníamos que sufrir antes de poder caminar por la fortaleza y admirar el lugar.

Primero hay que subir…

Para poder disfrutar de la fortaleza, primero hay que sufrir, ya que hay que subir un interminable numero de escalones. No los conté, pero eran tantos que así me parecían. Apenas llegar a la taquilla se ve la larga escalera (cuando vean la foto entenderán).

Al pagar nos dan los boletos y unas calcomanías que hay que pegarnos para que nos identifiquen como que ya pagamos. Mientras hacia eso yo veía y veía la escalera enorme, y me decía que no iba a poder. Pero ni modo, ya estábamos ahí, no iba a dejar pasar la oportunidad de visitar la Fortaleza Hwaseong que tan famosa hace a la ciudad de Suwon.

Ahí vamos.

Y al llegar a la cima estaba extenuada. Ya sé, yo no soy una referencia ya que mi condición física no es atlética.

Al subir lo primero que vimos fue un puesto de vigilancia, en el se pueden apreciar los agujeros en la pared que me recordaron a los que vimos en Aigues Mortes que sirven tanto para vigilar como para disparar.

Caminando por la fortaleza, nos encontramos con la campana

Seguimos caminando, rápidamente nos encontramos con la campana Hyowon. Y vemos que esta ahí el artefacto para hacerla sonar, pero ah, esperen hay que pagar para hacerla sonar. La verdad es que a mi no me interesaba hacerla sonar yo misma, mas bien quería ver a los “guardias” hacerlo.

Cuando vi que un hombre ataviado de un traje tradicional se acercó a la taquilla que estaba justo al lado pensé “ya, va a tocar” pero nada, nos fijamos en unos horarios que estaban escritos en la campana y esperamos un rato (de todos modos necesitaba recuperar el aliento después de las escaleras) y nada. Nunca llegó nadie a tocar la campana. Así que me quedé con ganas de escucharla sonar.

Para los que quieran saber, el precio por tocar la campana son 1000 Won.

Los pabellones y gente agradable

Y seguimos caminando, lindas flores y un ambiente agradable inundaban el lugar. Veíamos gente que hacia ejercicio, otros que se encontraban con sus amigos para platicar. Mientras nos detuvimos un momento llegó un señor coreano y nos empezó a hablar, muy simpático, nos pregunto de donde eramos cuando le dijimos se asombró de que viniéramos de tan lejos y nos preguntó, aun con mas asombro, que si que hacíamos en Corea. Le contestamos que estábamos de vacaciones acá, que teníamos mucho interés en conocer su país y que había muchas cosas lindas. No salia de su asombro.

Me recordó el mal de todos los locales que siempre decimos que “no hay nada que ver” en nuestros lugares.

En un momento en que vimos que tan alto estábamos, cuando nos encontramos con el mirador ¡todo se veía tan chiquito! todo eso era lo que habíamos subido. Seguimos nuestro camino y llegamos a una zona con pabellones y una torre de arquería (Seonodae), ahí estaba el señor simpático con el que habíamos hablado unos minutos antes junto con otros amigos suyos.

Comenzamos a bajar

Y así como subimos, había que bajar. Las escaleras interminables de nuevo, el esfuerzo respiratorio era menos pero las rodillas sufrieron mas en la bajada que en la subida. Esta vez nos detuvimos a la mitad del camino, donde se puede tomar el trenecito turístico que ¡tiene forma de dragón! si mal no recuerdo el recorrido en tren costaba 1500 Won, pero preferíamos caminar. Eso sí, nos sentamos en una banca a recobrar el aliento de nuevo. Aprovechamos que había una fuente de agua (también con forma de dragón) y algunas maquinas expendedoras.

El gran Buda

Había un área del lugar en la que se encontraba un gran Buda dorado, nos fuimos cautelosamente a observarlo. No había nadie. Siendo así, pudimos quedarnos un rato observándolo y parecía que nos saludaba. Y admirando también los farolitos de colores que ya habíamos visto en días anteriores en Seúl. Además, nos encontramos de nuevo con lindas azaleas y un gatito que nos ignoraba por completo, mientras se dejaba tomar cuanta foto quisiéramos.

Y al terminar de bajar, divisamos el pabellón en el que nos encontrábamos minutos antes, se veía bastante lejos desde abajo. Una vez abajo, el plan era visitar el Palacio Hwaseong Haenggung, donde nos encontramos varias representaciones de la vida en esos recintos, con maniquíes, y gente real, mostrando trajes tradicionales.

suwon-fuerte

 

Imágenes de la vida común en Suwon

Ya saben, que me gusta traerles un pedacito de las cosas “comunes y corrientes” que vemos en los lugares. Aquí algunas muestras de lo que vimos en Suwon.

En orden de aparición tenemos el letrero para indicar los toilets, aquí no hay mucha diferencia a lo que estamos acostumbrados (con los dibujos y la palabra TOILET es mas que claro). Luego tenemos una calle de Suwon, una bastante concurrida ya que es la calle que vemos justo saliendo de la estación principal. Al caminar por la ciudad, nos encontramos con ¡una carroza fúnebre! primero dudé de que cosa era pero luego ya me quedó claro lo que era.

Las estatuas con traje tradicional, las vimos justo antes de girar para ir a la taquilla de la fortaleza. Me llamaron la atención. En alguna parte de la ciudad, me encontré con un cartel de policía “cute” algo que en otros países seria difícil de imaginar. Y por supuesto, no podía faltar la foto de la alcantarilla de Suwon.

Ya para terminar les mostramos cuales son los cortes de pelo que están de moda en Corea, de hecho el corte que mas vi fue el de enmedio de las fotos de los maniquies. ¡Todas al estilo Vila de ScoobyDo! Y la ultima es una bebida de, ¿adivinan que cosa? Es de Aloe Vera. ¡Estaba bastante buena!

¿Quieres saber que otras cosas se pueden visitar en Seúl? mira nuestros artículos sobre lugares de Seúl

Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizan la compra de un producto aquí listado siguiendo estos enlaces yo recibiré una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para ustedes y así nos ayudan a mantener nuestro blog vivo.

¿Quieres recibir este contenido viajero directamente por email?, suscríbete al boletín de Charcotrip, donde te hablamos sobre viajes y compartimos contigo ofertas para que puedas organizar tus vacaciones.

Gaolga

Viajera y autora de Charcotrip. Se dedica a la creación de contenido con un único objetivo: ayudar a viajar a todos los que sueñen con ello.

Ver historias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

18 comentarios