La Torre Redonda de Copenhague

Relato de la visita a la Torre Redonda de Copenhague (Rundertaarn), en esta torre hay que tener buena condición física ya que se sube dándole vueltas. Ya verán.

Nuestra visita a la Rundertaarn

¿Cuanto cuesta la entrada? 25 DKK (aproximadamente 3.5 euros)

En el camino nos encontramos con un kiosco que vendía snacks, algo sencillo, pero el kiosco en si era muy llamativo (luego nos daríamos cuenta que había muchos como este por toda la ciudad). Recorríamos las calles danesas y conforme nos íbamos acercando a la torre era imposible no verla. Al entrar lo primero que se ve es el interior de la iglesia que esta justo al lado de la torre (había una banda tocando).

Esta torre fue construida por uno de reyes con nombre Cristian (el IV para ser mas exactos) y su uso era: observatorio astronómico.

Subiendo la Torre redonda de Copnehague

La torre tiene siete vueltas en total, y no queda nada mas que caminar por la espiral vueltas y vueltas hasta llegar a la cima :D. Por eso decía lo de la condición física XD

Y aqui se ven los retretes que se utilizaban hace algunos ayeres. De hecho contaron una historia de que por mucho tiempo la torre olía mal porque el deposito del retrete estaba lleno y tuvieron que dar varias vueltas con camiones para limpiarlo. Ya no digo mas XD

Baños de antaño

La cima de la Torre Redonda

Y al llegar a la cima, la recompensa. Un bello paisaje de Copenhague.

Y después de admirar el paisaje por un buen rato llegó el momento de bajar 😀 era menos doloroso

Arte con popotes

En una de las salas de la torre había una exposición de arte moderno. Lo que mas me llamo la atencion fueron unos maniquís vestidos con popotes 😮 . Luego en otra sala vendían souvenirs, pero me dolió ver que todos los imanes eran Made in China. Ni modo.

Pasteles en Copenhague

Y al salir de la torre nos sorprendió la lluvia (que llegan y se van rápidamente, pero hay que tener siempre listo el paraguas). Así que nos refugiamos en una cafetería donde yo me tomé un capuccino y Vicente un chocolate caliente. Ademas pedimos un pastelito 😀 . Dato curioso: ahí fue donde observe por primera vez que en las mesas que dan al exterior de las cafeterías acostumbran poner mantitas para que la gente se puede sentar afuera y protegerse del frío. Algo nuevo para mi.

 

 

Relatos de otros viajeros sobre La Torre Redonda de Copenhague #postamigo

Lilián Viajera – La Torre Redonda está en Copenhague

12 Comentarios

  1. Ana 8 septiembre, 2014 Responder
  2. Diana 8 septiembre, 2014 Responder
    • Gaolga 8 septiembre, 2014 Responder
  3. Cristina 8 septiembre, 2014 Responder
  4. Mauxi Leal 9 septiembre, 2014 Responder
  5. Fernanda 10 septiembre, 2014 Responder
    • Gaolga 10 septiembre, 2014 Responder
  6. Iciar 19 septiembre, 2014 Responder
    • Gaolga 20 septiembre, 2014 Responder

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.