• Menu

¿Cómo es la Torre Redonda de Copenhague?

Visita a la Torre redonda de Copenhague. Edificio creado para ser observatorio. Hoy en dia ofrece bellas vistas a la ciudad.


Uno de los lugares que no hay que perderse en la capital de Dinamarca es la Torre Redonda de Copenhague (Rundertaarn), en la cual hay que tener buena condición física ya que se sube, literalmente, dándole vueltas. En este artículo te contamos cómo visitarla.

Información para visitar la Torre Redonda de Copenhague

¿Cuanto cuesta?
40 DKK (actualidado 2022)

¿Cuales son los horarios?
De octubre a marzo: todos los días de 10 AM a 6 PM, excepto los martes y miércoles que cierra a las 9 PM.
De abril a septiembre: todos los días de 10 AM a 8 PM

¿Se pueden tomar fotos?
Sí.

Toma en cuenta que la Torre Redonda de Copenhague no cuenta con elevador y por lo pequeño de algunas zonas ingresar con maletas no esta permitido.



¿Por qué y quién la construyó?

La Torre Redonda de Copenhague fue construida en el siglo VXII. Fue uno de los muchos proyectos arquitectónicos del rey Cristian IV con el fin de ser un observatorio astronómico. Cuenta con un pasillo helicoidal que le da 7 vueltas y media hasta llegar a lo más alto.

Nuestra visita a la Torre Redonda de Copenhague

El camino hacía la torre

En el camino nos encontramos con un kiosco que vendía snacks, algo sencillo, pero el kiosco en si era muy llamativo (luego nos daríamos cuenta que había muchos como este por toda la ciudad). Recorríamos las calles danesas y conforme nos íbamos acercando a la torre era imposible no verla. Al entrar, lo primero que se ve es el interior de la iglesia que esta justo al lado de la torre (había una banda tocando).

Subiendo la Torre redonda de Copnehague

La torre tiene siete vueltas y media en total, y no queda nada mas que caminar por la espiral vueltas y vueltas hasta llegar a la cima. Por eso decía lo de la condición física.

Y aquí se ven los retretes que se utilizaban hace algunos ayeres. De hecho, contaron una historia de que por mucho tiempo la torre olía mal porque el deposito del retrete estaba lleno y tuvieron que dar varias vueltas con camiones para limpiarlo. Por suerte, hoy en día esos olores se han marchado. Así que no te preocupes, puedes visitarla sin miedo.

Baños de antaño

Llegando a la cima de la Torre Redonda de Copenhague

Y al llegar a la cima, la recompensa. Un bello paisaje de Copenhague.

Y después de admirar el paisaje por un buen rato llegó el momento de bajar, era menos doloroso.

Visitando la sala de exposición

La actual sala de exposición, a la cual solo se puede acceder por medio de la rampa de la torre, fue construida con el fin de ser una biblioteca universitaria. Hoy en día se pueden ver obras y se llevan a cabo conciertos.

En el momento en que la visitamos nos tocó ver una exposición de arte moderno. Lo que mas me llamó la atencion fueron unos maniquís vestidos con popotes. Luego en otra sala vendían souvenirs, por si te quieres comprar tu recuerdito en las alturas.

Saliendo de la torre

Al salir de la torre, nos sorprendió la lluvia. Estas llegan y se van rápidamente, pero hay que tener siempre listo el paraguas. Esto nos obligó a refugiarnos en una cafetería donde me tomé un capuccino y Vicente un chocolate caliente. Ademas pedimos un pastelito.

Dato curioso: ahí fue donde observé por primera vez que en las mesas al exterior de las cafeterías acostumbran poner mantitas para que la gente se puede sentar afuera y protegerse del frío. Algo nuevo para mi.

Relatos de otros viajeros sobre La Torre Redonda de Copenhague #postamigo

Lilián Viajera – La Torre Redonda está en Copenhague

Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si compran un producto aquí listado siguiendo estos enlaces, nosotros recibiremos una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para ustedes y así nos ayudan a mantener nuestro blog vivo.

Olga Grijalva Alvarez

Soy una viajera y creadora de contenido de viajes con 17 años de experiencia. Mi objetivo es compartir información útil para ayudarte a planear tus aventuras. He visitado más de 40 países y estoy emocionada por compartir mi experiencia contigo.

Ver historias

12 comentarios