• Menu
Home » Francia » Les lamas du Miradou – hay llamas en los Alpes

Les lamas du Miradou – hay llamas en los Alpes

¿Se pueden ver llamas en los Alpes? aunque sea difícil de creer la respuesta se sí. Te vamos a mostrar como es una visita a la granja Les Lamas du Miradou.

Esta experiencia es algo diferente a lo que hemos hecho antes. Ya sabes que aquí en Charcotrip nos gusta salir con cosas nuevas y en esta ocasión no vamos a visitar un monumento o un museo, no, esta vez te mostraremos ¡una granja de llamas! y ¡sin tener que ir al Perú! Tengo que decir que estaba escéptica cuando me inscribí para la visita, pensé: ¿llamas en los Alpes? si es real tenemos que verlo. Así que les mostraremos en este artículo, como es una visita a Les lamas du Miradou en los Alpes franceses.

Llegando a “Les lamas du Miradou”

Para esta visita, tuvimos que hacer trabajar al pobre carrito ya que era en la montaña, a unos 1600 m de altitud. Dimos un montón de vueltas, y era muy chistoso ver como cambiaba el paisaje y el clima: paso de nublado a estar entre las nubes a estar tan alto que se miraba el sol y el cielo despejado. Lo malo es que no duró mucho, debido a que las nubes nos alcanzaron.

Primero llegamos al punto de encuentro, la recepción. Ahí nos recibió Philippe, muy amable, junto con dos personas que también harían la visita nos subimos a su camioneta y nos dirigimos hacia el lugar donde estaban las llamas.

La visita a “Les lamas du Miradou”

Para empezar Phillipe nos dio una platica sobre el origen de las llamas (por si no sabías son primos de los Camellos), muy interesante. Lo malo es que en lo que duró la platica, las nubes nos alcanzaron así que las fotos que siguen son todas con nubes 🙁

Te puede interesar  El Castillo de Tarascon en las Jornadas del Patrimonio

Después de la platica, viene la primera fase de convivencia con las llamas. Y si son las, por que con las que hicimos las visitas eran puras hembras, los machos se quedan de otro lado por que si no se empiezan a pelear entre ellos o algo así XD

Conviviendo con “Les lamas du Miradou”

Primera fase: darles de comer

Para que empiecen a agarrarnos confianza, ni modo, hay que sobornarlas… con comida 🙂

Segunda fase: cepillarlas

Para que sigamos siendo amigas, pasamos a una etapa muy agradable para ellas que es el cepillado. Poco a poco empezamos a darnos cuenta que podemos rellenar una almohada con lo que va quedando en el cepillo.

Eso sí, por mas confianza que tengamos con ellas no hay que pensar que ya nos salvamos de que nos den un escupitajo de llama, siempre hay que estar atento a las señales.

Les encanta ;) (ella se llama Solenn)
Les encanta 😉 (ella se llama Solenn)

Tercera fase: ponerlas guapas para dar la vuelta

Después de darles de comer y cepillarlas, la experiencia también incluía un paseo por la montaña con ellas. Pero antes, había que ponerlas presentables, además cada persona escogía su llamita amiga para pasear juntos.

La caminata empieza haciéndolas salir de la granja, no siempre quieren como se puede apreciar.

Y una vez todos fuera de la granja empezamos el paseo.

Un dato chistoso: cuando vayas caminando con animales que comen hierba, tienes que estar atento a que a veces ellas van a querer agacharse a comer pasto y que te van a jalar 🙂 así que para que no se sorprendan.

Y en el paseo, llegamos a un punto donde nos tomamos muchas fotos con nuestras amigas de cuatro patas.

Te puede interesar  El mercado del sábado en Arles, Provenza

Hubo una etapa muy graciosa del paseo: hay una parte del camino por donde pasan las llamas y toooooooooodas tienen necesidad de hacer pipi o caca para marcar territorio. Estaban en fila y meaba una y luego pasaba otra y cagaba, y así.

Marcando territorio
Marcando territorio

Y después de una hora aproximadamente de caminata lenta, regresamos a la granja 🙂 las llamitas estaban felices de regresar.

En resumen: una visita MUY LINDA, ¿volvería? la respuesta es sí. Me encantó convivir con las llamitas y los encargados de Les lamas du Miradou son bien buena onda. 

Cuéntanos tus experiencias con animales “fuera de lo común”. En mi caso las llamas eran algo muy fuera de lo común, pero muy muy agradable 🙂

Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizan la compra de un producto aquí listado siguiendo estos enlaces yo recibiré una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para ustedes y así nos ayudan a mantener nuestro blog vivo.

No he recibido ningún tipo de compensación (económica o no) por escribir este artículo, no tengo conexión material con las marcas, productos o servicios que he mencionado y mi opinión es independiente.

Gaolga

Viajera y autora de Charcotrip. Se dedica a la creación de contenido con un único objetivo: ayudar a viajar a todos los que sueñen con ello.

Ver historias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

10 comentarios