• Menu
Home » India » Safari en Ranthambore: buscando tigres

Safari en Ranthambore: buscando tigres

Durante nuestro viaje a la India, tuvimos una etapa en la cual realizamos varios safaris. El objetivo era ENORME: encontrarnos un tigre. ¿Lo conseguiríamos? ¿Cómo se pueden contratar estos safaris? aquí te contamos todo.

Toma en cuenta esto

  • El parque esta dividido en zonas, que van del 1 al 10
  • Se realizan visitas en la mañana y en la tarde, con una duración de unas tres horas. Así que 1 safari es ya sea en la mañana o en la tarde y si tomas safari en la mañana Y en la tarde son dos y así se pagan.
  • Durante esas tres horas solo te llevaran dentro de la zona que te haya tocado.
  • ¿Se puede escoger la zona que vas a visitar? NO, es aleatorio
  • ¿Hay unas zonas mejores que otras? creemos que sí…
  • Los autos con los que se visitan son jeeps, esos de safari que salen en las películas, los que nos tocaron a nosotros eran sin techo.
  • También hay mini autobuses, pero ahí compartes el safari con 20 personas, en lugar de 6 en un jeep.
  • ¿Esta asegurado que veré tigres? no… por desgracia.
Entrada al parque

El parque nacional de Ranthambore es uno de los parques nacionales más grandes de la India, con una superficie de 392 km². Se encuentra en el distrito de Sawai Madhopur a unos 160km de Jaipur. Se convirtió en parque nacional en 1980 y es conocido por sus tigres, uno de los mejores lugares donde verlos en su hábitat natural.

¿Cómo contratar un safari en Ranthambore?

Se puede pedir ayuda en el hotel en el que te hospedes, para que te contraten el o los safaris. Pero claro, eso es ya estando ahí. La otra opción, que es la que tomamos nosotros, es buscar una agencia de viajes que nos gestione todo con anticipación.

Hay muchas y basta con escribir en el buscador “Safari ranthambore” y muchas opciones saldrán, lo que les aconsejo es enviar un e-mail a varias de ellas para que comparen los precios.

La huella del tigre

¿Cuanto cuesta un safari en Ranthambore?

Para darles una idea, el costo del safari en un jeep compartido entre 6 salio a 2,500 rupias por persona. Eso fue en 2017, así que el precio probablemente ha aumentado.

¿Donde nos hospedamos?

Nosotros nos quedamos en el Tiger Safari Resort, pero de resort no tenía gran cosa. Eran solo las habitaciones y un restaurante. La verdad que no lo recomiendo, porque después de los safaris hay poco que hacer. Y si en el hotel no hay nada, pues peor.

Te puede interesar  Fatehpur Sikri, la gran ciudad abandonada

Organiza un viaje por tu cuenta a India

Compara y adquiere tu vuelo barato a India

Compra aquí tus boletos de entrada en India sin hacer la cola

Encuentra tu hotel en India al mejor precio

Reserva tours y excursiones en India y en Español

Renta un automóvil en India al mejor precio posible

Reserva tu seguro de viaje en India con un 5% descuento

Reserva tu boleto de autobús

¿Como fueron nuestros 3 safaris en Ranthambore?

Dia 1 – safari de la mañana

6 de la mañana, estábamos listos para realizar el primer safari en Ranthambore. Emoción total. El camino empezó a iluminarse conforme llegábamos al parque. Nos dijeron la zona que nos tocó, pero no le pusimos mucha atención, era un número entre 6 y 10. Después supimos que eso no era nada bueno…

Ahí van todos ilusionados

Empezamos a recorrer el parque y nos encontramos con un herbívoro solitario, estaba desayunando. Contemplamos enormes paisajes, nos decíamos, conforme pasaba el tiempo, que sería muy difícil ver un tigre (un animal por naturaleza escurridizo) en ese paisaje.

Ahí hay tigres, en alguna parte…

De vez en cuando, nos deteníamos a ver las aves y llegamos a un punto donde todos los jeeps se detienen para hacer una pausa. Estiramos un poco las piernas, pero lo que queríamos era seguir, se terminaba el tiempo y nada.

Seguimos. Nos encontramos con otro herbívoro solitario, unos pericos muy coloridos y un grupo numeroso de monos cara negra. De repente vimos vacas y con pesar me di cuenta que ya estábamos llegando al área “humana” con lo cual ver tigres sería aun más imposible.

Al volver hacía el hotel, nos cayó el paisaje del pueblo, con sus puestos de frutas, camiones coloridos, sus vacas citadinas y mas. Nos dejaron en nuestro alojamiento y ya eran casi las 11 AM, pero no habíamos desayunado así que eso fue lo que hicimos (todas las comidas estaban contratadas con el hotel).

Como en nuestro hotel no había mucho que hacer, nos fuimos a caminar hacía la estación de tren. De hecho les aconsejo que se hospeden en un hotel donde se puedan hacer más cosas. Aunque sea más caro. En el camino nos encontramos con los cochitos citadinos, que después sabríamos su utilidad. Hay que recordar que ni los hindúes ni los musulmanes comen carne de cerdo, así que los crían por su pelaje ya que se utilizan para hacer cepillos.

Así que en el primer safari no vimos ningún tigre, pero apenas habíamos hecho uno. Nos dijimos que en la tarde tendríamos mas suerte…

Dia 1 – safari de la tarde

Bien alimentados y poco antes de las 2 de la tarde nos recogieron en nuestro hotel. Ahí vamos, esperando tener más suerte esta vez. Segundo safari en Ranthambore. Todo empezó bien, vimos manadas de ciervos (o bambis XD). Me encantaba ver a los ciervos jóvenes con sus manchitas blancas, recordándome al instante la película de mi niñez 😀

Te puede interesar  El templo dorado de Amritsar, cuna de los sikh

Todo iba muy bien, había bastantes ciervos, también vimos muchos pavo reales salvajes y monos en los árboles. De hecho muchas veces nos quedábamos en silencio, para escuchar a los monos, ya que son ellos los que dan la señal a los demás animales para decirles que “hay tigre” y pues ahí estábamos también nosotros… esperando la señal, pero no.

En el camino nos encontrábamos muchos rastros de que un tigre había pasado por ahí: un tronco rasguñado, huellas, huesos, pero ningún tigre a la vista.

Hasta nos encontramos con un herbívoro solitario, al cual le estaban saliendo los cuernos. Y se llegó la hora de hacer la pausa, en ese momento me empezó a dar angustia y comenzaba a creer que no veríamos ningún felino rayado.

Después de la pausa nos encontramos con un ciervo de enormes cuernos, se trataba del macho que lidera la manada. Como ya hemos visto con este tipo de animales, las manadas se componen de hembras con un macho como líder (el cual se aparea con todas), algo que veríamos después durante nuestros safaris en Kenia.

La hora de terminar el safari estaba cerca, mi esperanza de ver un tigre ese día murió cuando nos encontramos con la “civilización”, que esta vez tenía cara de tractor.

Mis esperanzas murieron ahí

Al llegar al hotel, nos recibió el cuadro de tigre que tenían en la recepción. Como para recordarnos que veníamos a ver y que no se dejaba XD

Esa tarde vino a vernos el de la agencia con la que contratamos los tours, para ver como estábamos. La verdad que no era necesario porque ya habíamos pagado todo, así que apreciamos el gesto. Le dijimos que no habíamos visto ningún tigre y que pues esperábamos verlo el día siguiente, que sería la última oportunidad. Y ahi quedó.

Tiempo después supe, que otra persona que había hecho el mismo viaje que nosotros a Ranthambore empleó la técnica de gritonear al de la agencia, para que los pusieran en una zona mejor y al parecer le funcionó (y si vio tigre). La verdad no sé si me habría animado a hacerlo, porque según esto la zona es aleatoria.

La boda

Tengo que decir la pura verdad, después del safari NO HABÍA NADA MÁS QUE HACER. Y en el hotel no había mucho entretenimiento (de ahí que les digo, reserven un hotel con más instalaciones que un restaurante y las habitaciones). Así que cuando cayó la noche y se empezó a escuchar un montón de música fuera, pues salimos a ver que había.

Te puede interesar  ¿Qué ver en Jaipur en un día?

Resulta que en enfrente había un local donde se celebraba una boda. Y en ese momento estaba llegando el novio, había muchas luces y el ambiente era por demás festivo. Y sin querer queriendo ¡hasta terminamos invitados a la fiesta! pero no fuimos porque entre que nos daba pena ir de colados (con la ropa del safari) y que al día siguiente había que levantarse MUY TEMPRANO otra vez. Pues ahí quedó la boda.

Día 2 – safari en la mañana (y el último)

Esa mañana, tengo que decir la verdad, ya tenía pocas esperanzas. Era nuestro último safari en Ranthambore, después de eso partiríamos hacia Jaipur. Llegamos al parque y el guía del jeep anuncia la zona: un número entre el 6 y el 10. Eso no era buena señal. Esos eran los peores números de zona.

Empezamos encontrándonos con ciervos, de repente huellas de tigre, y entre vuelta y vuelta llegó el momento de la pausa. Ahí nos tomaron una foto y mi cara de decepción era difícil de disimular.

Sabíamos que la cosa andaba muy mal cuando el jeep se quedaba parado un buen rato para ver un pajarito. Eso quería decir que de plano no habría tigres y hasta los guías lo sabían. Las tres horas pasaron y el guía nos dice “bueno, esta tarde lo pueden intentar de nuevo” y nosotros le dijimos “esta tarde ya no estaremos aquí”… “oh” contesto hahahaha

Todo terminó cuando nos encontramos con los puestos de frutas del pueblo, como el día anterior cuando aún teníamos ilusiones de ver un felino rayado 🙁

Adiós al tigre

Y al llegar al hotel fuimos por nuestro desayuno, y mis huevos estrellados resumían muy bien la experiencia de los Safaris en Ranthambore:

Bua, no tigres

A la hora de irnos, mientras esperábamos nuestro transporte en la recepción, de nuevo el cuadro con ese hermoso tigre pingado nos recordaba que no habíamos tenido suerte.

Lecciones aprendidas

  • El tigre es escurridizo, nos quedó claro
  • No sé si gritoneando se habría conseguido algo, pero no sé si habría sido capaz de hacerlo
  • Es mejor ir en época de calor, nosotros íbamos en tiempo de frío

Terminé triste, eso sí, pero no quería dejar de intentarlo. No me arrepiento de haber ido.

Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizan la compra de un producto aquí listado siguiendo estos enlaces yo recibiré una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para ustedes y así nos ayudan a mantener nuestro blog vivo.

Gaolga

Viajera y autora de Charcotrip. Se dedica a la creación de contenido con un único objetivo: ayudar a viajar a todos los que sueñen con ello.

Ver historias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 comentarios