• Menu

¿Qué es el bidé? ¿Para qué sirve?

¿Qué es el bidé?, este accesorio que encontrarás en el baño al viajar a ciertos países. Te contamos más sobre él.


Cuando viajes a ciertos países, es posible te encuentres con un pequeño accesorio con forma de cuenco junto al inodoro. ¡Esto es un bidé! Vamos a contarte un poco sobre él para que no te sorprendas tanto al verlo en el baño de tu hospedaje.

¿Qué es un bidé?

Un bidé es un accesorio de baño que se utiliza con fines de higiene. Por lo general, se usa para limpiar los genitales y el ano después de ir al baño. Algunas personas también lo usan para lavarse los pies o enjuagarse el cuerpo antes de entrar a la bañera, pero este no es su uso de origen.

Aunque pueda parecer extraño, usar un bidé es en realidad una forma muy limpia y refrescante de limpiar el trasero después de ir al baño.

Cuando fuimos a Parma el hotel donde nos hospedamos contaba con un bidé, que es el de esta foto:

¿En qué países se usa?

Los bidés son comunes en muchas partes del mundo, pero no se encuentran comúnmente en Norteamérica. En cambio, los bidés son comunes en países de Europa, como por ejemplo Italia, y América del Sur, en Argentina.

La historia del bidé

La palabra “bidé” proviene del francés antiguo bidet, que fue un tipo de caballo pequeño parecido a un poni, extinto al día de hoy. Los primeros bidés conocidos se instalaron en Francia a principios del siglo XVIII. Estos primeros bidés eran básicamente un cuenco o palangana que se colocaba en el suelo junto al inodoro.

Hay muchos tipos y estilos diferentes de bidés disponibles en el mercado hoy en día. Algunos son accesorios independientes que se asemejan a inodoros pequeños, mientras que otros son accesorios que se pueden instalar en inodoros existentes, pero de estos últimos hablaremos en un artículo dedicado a cada tipo de accesorio.

¿Cuáles son los beneficios de usarlo?

Al parecer, hay muchos beneficios de usar un bidé en lugar de papel higiénico, o como complemento, que incluyen:

  • Higiene mejorada: los bidés brindan una limpieza más profunda que el papel higiénico solo. Esto es especialmente importante para las personas con piel sensible o ciertas condiciones médicas.
  • Irritación reducida: el papel higiénico puede ser duro para la piel delicada y causar irritación e incluso lesiones. Los bidés ofrecen una alternativa más suave.
  • Menos desperdicio: el uso de un bidé elimina, o reduce, la necesidad de papel higiénico, lo que significa que es necesario talar menos árboles para hacerlo. ¡Esto es bueno para el medio ambiente y para su billetera!

¿Cómo usar el bidé?

Hoy en día, el bidé es un accesorio de plomería que se instala al lado del inodoro. Ahora que ya ha quedado claro que se utiliza para la higiene personal, después de ir al baño, puede llegar la pregunta ¿cómo se usa?. Al menos a mí me sucedió cuando me lo encontré en la que fue mi casa mientras vivía en Italia.

Aquí va, más o menos, el proceso:

Para usar un bidé, primero debes sentarte en el inodoro y hacer tus necesidades. Una vez que hayas terminado, puedes ponerte de pie y mirar hacia el bidé. Coloca los pies a ambos lados del chorro de agua. Luego puedes bajar tu cuerpo para que la corriente llegue a tu ano. El agua limpiará tu ano y tus genitales.

Luego puedes secarte con una toalla o papel higiénico. Y listo.

El bidé despierta opiniones diversas

Este tema levanta polémicas con respecto a los países donde no se usa para nada, como en México, y donde es de uso casi obligado.

En mi opinión, creo que depende mucho de la cultura de cada país, y la verdad es que no hay una manera correcta o incorrecta de hacer las cosas. Mientras las personas tengan una buena higiene y se mantengan sanas, la forma de lograrlo es muy personal.

De mi experiencia propia y después de haber hablado con personas que han pasado a vivir de un país donde se usa el bidé a otro donde no, puedo decir con seguridad que para una persona que ha estado acostumbrada toda la vida a usarlo, puedo totalmente entender por qué para ellos es un suplicio no tenerlo. Las personas con las que he hablado me comentan que no se sienten completamente limpios y se puede entender.

La idea principal de esto es que: usarlo toda la vida y de repente no tenerlo es un suplicio, en cambio, para los que venimos de un país donde no se usa, podemos usarlo o no, pero no es algo que sintamos que nos hace falta. Algo totalmente cultural.

Olga Grijalva

Soy una viajera y creadora de contenido de viajes con 17 años de experiencia. Mi objetivo es compartir información útil para ayudarte a planear tus aventuras. He visitado más de 40 países y estoy emocionada por compartir mi experiencia contigo.

Ver historias

51 comentarios