• Menu

Hoteles en Kenia para descansar después de hacer Safari

Durante el viaje de safari en Kenia, hubo un punto importante que ayudó mucho a que el viaje fuera un éxito. Algo que, a veces, no se le pone mucha atención, esto debido a que estamos muy emocionados por los parques que visitaremos, como Masai Mara o el Lago Nakuru. Pero sí, es muy importante, tener un buen lugar donde recargar la batería después de un safari y queremos mostrarte cuales fueron los hoteles en Kenia que fueron nuestro refugio, después de esos emocionantes días de encuentros con los habitantes de la sabana.

Recargando la batería en Masai Mara

Hay que tomar en cuenta

A excepción del ultimo alojamiento que les mostraremos, todos los hoteles en los que nos hospedamos en Kenia venían incluidos en nuestro contrato de safari.

Consejos para evitar sorpresas desagradables

  • Pide a tu proveedor de safari que te especifique cuales son los posibles hoteles en los cuales te quedarás. A veces te dirán de una vez donde te hospedarás, otras te dirán cuales son los posibles hoteles. Es importante saberlo, aunque sea una lista de alojamientos.
  • Una vez que tengas la lista, busca opiniones, reseñas, etc. Si tienes alguna pregunta o preocupación no lo dudes, contacta al proveedor para ver que te propone.


Hoteles visitados durante los safaris en Kenia

Nota: todos los alojamientos, a excepción del último, tenían su velo en la cama para los mosquitos.

Wildebeest Eco Camp

Este fue el primero de los hoteles, justo al llegar a Kenia. Se encuentra a mitad del camino entre Nairobi y el aeropuerto. De las instalaciones no podemos hablar mucho ya que nos fuimos muy temprano. Es mas, tan temprano salimos que ni siquiera alcanzamos el desayuno, pero nos dieron unas loncheras para no salir con el estómago vacío.

El baño estaba limpio, la cama cómoda y con esto bastaba para el tiempo que pasamos ahí 😀

Busca tu hotel para viajar a Kenia aquí:

Sarova Shaba Game Lodge

Nos quedamos en este hotel al visitar la reserva de Samburu y aquí sí que pudimos disfrutar más de las instalaciones. Hasta alberca había, pero no la pudimos aprovechar (de hecho en ninguno de los hoteles la pudimos aprovechar, ya que no hacía tanto calor). Lo que sí pudimos aprovechar fue la vista de los animales que llegaban hasta el hotel, como monos, aves y lagartijas coloridas.

La comida era tipo buffet y era muy variada y sabrosa. Hubo un día que nos tocó hacer safari durante todo el día, esto al visitar Safari en Samburu: Reserva Buffalo Springs y nos dieron una caja con comida.

El baño estaba muy limpio y con espacio, lo mismo la habitación, muy bien equipada, además de la red antimosquito tenían ese incienso para ahuyentarlos que encendimos y pudimos dormir muy bien.

Hay que mencionar que este no era el hotel original del itinerario que habíamos contratado, pero cuando Udare (nuestro proveedor de safari) supo que había un problema con el hotel original, procedieron a cambiarnos a este, que era mucho mejor que el que teníamos originalmente 🙂

Lake Nakuru Sopa Lodge

Este fue el hotel en el que nos quedamos al visitar la reserva del Lago Nakuru, donde pudimos ver rinocerontes. Además de que la habitación era enorme, tenía una preciosa vista al lago. Además de que todo estaba muy limpio.

Aquí vimos algo que veríamos en algunos alojamientos: como había muy poca gente no valía la pena poner un buffet, así que pedíamos comida de un menú que nos daban al llegar al restaurante.

Fisi Camp

Y llegamos a Masai Mara, aquí cambiaríamos de tipo de alojamiento. Nos quedaríamos en un camping, aunque la tienda de campaña era bastante grande (las pequeñas tiendas de campaña me dan claustrofobia). Aquí de nuevo la comida sería tipo buffet, muy sabrosa.

El baño estaba bien, lo único era que como el último día haríamos un safari muy, muy temprano, se me ocurrió bañarme en la noche. Y la cosa es que al encender la luz, como es normal, se dejaron venir varios insectos voladores pero nada alarmante.

Lo que más me gustó de este alojamiento fue la paz total y el haber podido escuchar a un león rugir a kilómetros de distancia. Fue muy emocionante.

Además, tener una vista así, que belleza:

Lake Naivasha Sopa Lodge

En este hotel nos quedamos solo una noche, pero lo pudimos aprovechar bastante bien. Nos encantó porque esta hecho de un modo que los animales, todos herbívoros pero grandes, se pueden ver a escasos metros ya que vienen a ingerir sus alimentos en el jardín.

Tal es el caso de los hipopótamos que vienen en la noche a comer, de hecho para salir a cenar hay que llamar a la recepción y alguien viene a recoger a los huéspedes. Vienen equipados con un bastón para ahuyentar a los hippos en caso de un encuentro (además para asegurarse que los visitantes no se les ocurra hacer algo que no deben, como acercárseles).

En este lugar el restaurante fue de tipo buffet, con una amplia selección y fue aquí donde empecé a pedir una soda que es popular en Kenia llamada KREST, me encantó después de haberla comprado en el supermecado de Narok y recuerdo que el mesero hasta se sorprendió que la pedí 😀

Y esta fue la vista desde nuestro balcón, me armé con mi cámara y me quedé un largo rato viendo a los hipopótamos, mientras degustaban sus alimentos 😀

Hipopótamos cenando

Después de desayunar, aprovechamos el tiempo antes de irnos dando una vuelta por el jardín. Ya no estaban los hipopótamos, ya que habían regresado al Lago Naivasha, pero estaban otros animales los cuales pudimos ver de cerca, como las cebras.

Amboseli Sopa Lodge

Este fue el último hospedaje del safari. Lo especial de este hotel es que tenía una vista perfecta al Kilimanjaro. Eso sí, había que estar dispuesto a levantarse temprano. Aparte de la montaña, pudimos ver varios animalitos en las instalaciones, encantadores.

Aquí, de nuevo, nos tocó que la comida fuera de tipo menú. Esto debido a que había pocos visitantes.

La decoración de la habitación, tenía, como era de esperarse, muchos elefantes. Y es que en Amboseli es el animal que más se puede ver, el paraíso de los elefantes.

Villa Rosa Kempinski

Y al llegar a este hotel, fue el final de los safaris. Y la idea era descansar por completo, ya que la semana estuvo muy cargada (y de levantarse MUY temprano todos los días). La verdad es que había visto fotos de este hotel, me pareció muy bonito y aproveché que tenía un cupón de descuento para reservarlo, barato no es así que por eso aproveché el descuento.

Hasta después supe que en este hotel se había hospedado Barack Obama, nos lo dijo nuestro conductor cuando le dijimos a donde iriamos al final del safari. Nos quedamos boquiabiertos.

Sobre este hotel, haré un artículo dedicado para contarles como fue la experiencia de hospedarse en el hotel de Obama. Pero les adelanto que la cama era como luce: muy cómoda.

Conclusión

Como pueden ver, ninguno de los hoteles en Kenia nos dejó insatisfechos. Cada vez descubríamos algo nuevo y ese algo era agradable.

Eso es algo que hay que tomar muy en cuenta a la hora de escoger con quien hacer el safari 🙂

Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si compran un producto aquí listado siguiendo estos enlaces, nosotros recibiremos una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para ustedes y así nos ayudan a mantener nuestro blog vivo.

Olga Grijalva

Soy una viajera y creadora de contenido de viajes con 17 años de experiencia. Mi objetivo es compartir información útil para ayudarte a planear tus aventuras. He visitado más de 40 países y estoy emocionada por compartir mi experiencia contigo.

Ver historias