SS Great Britain: el primer barco de hélice

El primer barco de pasajeros que utilizó una hélice. Ese era el barco que visitaríamos esa tarde en Bristol. Un pionero de su tiempo. Una verdadera maquina del tiempo, ya que por un momento nos sentimos como en aquellos tiempos, donde solo se podía utilizar el barco para recorrer enormes distancias. Muchas cosas nos esperaban durante nuestra visita al SS Great Britain.

Te puede interesar: Viajar a Inglaterra, tips de viaje e itinerario

El SS Great Britain

Información para visitar el SS Great Britain

¿Cuanto cuesta?
17 libras esterlinas. Tienen descuentos para niños, adultos mayores, estudiantes y familias. Pequeño descuento si se compra por anticipado en la web del SS Great Britain.

¿Cuales son los horarios?
De marzo a noviembre es el horario de verano: 10 AM a 6 PM. Los meses restantes, horario de invierno de: 10 AM a 4:30 PM.

¿Se pueden tomar fotos?
Si.

Curioso: el boleto de entrada es una replica de los boletos que tenían los pasajeros del barco. Perfecto para comenzar a ambientarse.

Un poco de historia

El SS Great Britain fue un barco de pasajeros, fabricado en Bristol, que zarpó por primera vez en 1843. Su creador, Brunel, cambió la historia marítima y se dice que este barco es como la tatarabuela de los navíos modernos. Durante 30 años transportó pasajeros, después de eso se convirtió en un barco de carga. En 1886 sufrió daños y al parecer la reparación era muy costosa, por esto sus dueños decidieron jubilarlo.

Sorprendentemente, casi 100 años después, en 1970 la ciudad de Bristol quiso repatriarlo. Traer de vuelta a casa un barco enorme, que no había navegado durante tanto tiempo, fue una proeza y un evento del que los habitantes de la ciudad aun se acuerdan. Esta de mas decir que es un orgullo para Bristol y es una de las principales atracciones para visitar 🙂

Nuestra visita

Después de comprar los boletos, entramos al área donde esta el barco. Me encantó ver como apenas pasar la puerta, ya se empieza a sentir el «transporte en el tiempo». Todo esta ambientado en la época en que el barco navegaba. Pero antes de visitar «el» barco, vamos a ver que hay debajo 😀

Debajo del barco

El SS Great Britain se encuentra en un dique seco. Por razones de conservación el área esta constantemente siendo deshumificada, la idea es detener la oxidación del metal. Algunas partes se han restaurado pero aun se pueden ver algunos agujeros. Por si tenían dudas: no el barco no puede volver a navegar ^^

Y ahí esta la hélice, enorme, cuando me pongo a pensar ver una hélice es bastante común en nuestros días. Pero si nos ponemos a pensar por un momento, en esa época no se usaban. Como habrá sido la batalla para poderla usar. Y la emoción que ha de haber significado, verla funcionar por primera vez.

Antes de abordar: museo del astillero

Después de la visita «debajo del barco», nos dirigimos al museo del astillero. Nos sirve para aprender mas sobre el barco antes de visitarlo, nos habla de la odisea que significo traerlo desde lejos. Hay una parte muy divertida del museo, donde nos podemos vestir de época 😀 no pude resistirme, ¡me encantan estos vestidos antiguos!

Un detalle perfecto para ambientarse durante la visita, es que antes de entrar al barco hay que escoger una tarjeta de abordaje. La idea es que tenemos que escoger el pasajero que seremos en el barco. Si viajamos en primera clase, segunda, etc. Yo escogí a una monja irlandesa que viajaba en primera clase, mientras Vicente escogió a la rata, que no necesitaba clase porque podía andar por donde quisiera 😀 . Se podían escanear las tarjetas en una maquinita, para que nos contara mas sobre nuestros «personajes». Por ejemplo la monja de mi tarjeta, viajo de Irlanda a Australia para abrir una escuela, parece que le fue bien 😀 .

En la cubierta del barco

Empezamos la visita con la cubierta. En ella se tenían a animales de granja, como vacas y gallinas, para alimentar a los pasajeros. Desde ahí podemos ver una serie de casitas coloridas muy bonitas. Aunque sabemos que no es la vista que habrán tenido los pasajeros, era muy bonita 😀 . En la cubierta hay una linea donde dice «a partir de aquí solo pasajeros de primera clase», 😀 aquí es donde tenemos que ver nuestra tarjeta y pensar en las limitaciones que tenía nuestro personaje. Mi monja podía pasar sin problema y la rata no tenía limitación de ningún tipo, iba a donde le daba la gana. No se preocupen es solo de juego, todos los visitantes pueden visitar todo sin importar la tarjeta que tomen.

Dentro del barco

Iniciamos visitando el área de primera clase, tengo que decir que para ser la primera clase los camarotes me dieron claustrofobia. Muy pequeños y siempre en literas minúsculas. Ya sé, que estos barcos de pasajeros eran lo mejor en su tiempo, tenía que ubicarme. Pero no podía evitar pensar que si los camarotes de primera clase eran minúsculos, los de las otras clases serian una lata de sardinas 😮 .

En algunas de las cabinas se recrean escenas de los posibles pasajeros del barco, con todo y sonidos. Por ejemplo, se ve a un oficial que parece estar muy emocionado con una carta que recibió, dos mujeres peleando (imagínense que los viajes duraban semanas y las fricciones podían aflorar fácilmente estando hacinados). En otro camarote se podía ver la figura de un mono y en el camarote «del doctor» se veía a una persona atendiéndose de una mordida, posiblemente de mono (las historias están entrelazadas, como en la vida real). Hasta recrearon a una señora dando a luz en otro camarote, porque sí, con tanto tiempo de viaje podía suceder 😀 .

En la cocina, se puede ver al cocinero hacendoso, preparando todo para los pasajeros. Inevitable es, encontrarnos ahí con varios «amiguitos» de Vicente 😀 , se pueden ver las sombras de varias ratas, que disfrutan de las provisiones del barco, muy quitadas de la pena.

Mas sobre Brunel

Para finalizar la visita, entramos en el museo «Siendo Brunel» (cuyo nombre completo es Isambard Kingdom Brunel). Donde conocemos aun mas al creador del SS Great Britain. En realidad era un ingeniero que no se limitaba a los barcos, también hizo puentes, ferrocarriles y mas. Su padre emigró desde Francia y también era ingeniero.

En muchas de sus fotos, se le ve con un puro en la boca. Se dice que fumaba hasta 40 al día. Al final de la visita alguien dejó un mensaje en el pizarrín de visitantes y es lo que yo le habría dicho también «deja de fumar» 🙁  murió a los 53 años de un derrame cerebral y probablemente tanto fumar no ayudó mucho. Ni modo, pero ahí quedan sus creaciones para la posteridad.

Durante la visita, se recrean escenas sobre la creación de la hélice y las batallas que tuvo que pelear para poder utilizarla. O sea, primero vemos la hélice y lo imaginamos, después vemos como fue. Ademas un vídeo nos muestra, yendo a la exageración pero es muy bueno, como sería el mundo sin la hélice. O como sería el mundo si se hubiera seguido utilizando la tecnología de la rueda hidráulica, que era lo que se usaba en los barcos de esa época, sin tratar de pensar como hacerlo de otro modo.

Y casi sin darnos cuenta, pasaron unas tres horas en las que aprendimos mucho 🙂 una visita muy recomendada en Bristol.

Te puede interesar: Viajar a Inglaterra, tips de viaje e itinerario

Este es un post patrocinado, esto significa que por él obtuvimos una retribución económica o un servicio a cambio. Todos los post patrocinados están marcados como tal y nos ayudan a mantener con vida este proyecto. De cualquier modo, nuestras opiniones, recomendaciones y vivencias son totalmente libres.

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.