Corea: la frontera mas caliente del mundo desde el Sur

Siendo una fronteriza, tengo una especial debilidad por estos lugares que dividen países y territorios. Sabemos que lo ideal es que no existiera ninguna frontera, pero ni modo ahí están y el vivir cerca de una cambia totalmente la dinámica de una ciudad (e incluso la mentalidad de los habitantes).

Pero esta vez nos aventuramos a una frontera por la que es imposible cruzar ya que esta totalmente militarizada. Nos referimos a la frontera que divide a Corea del Norte y Corea del Sur los cuales, se nos olvida, siguen en guerra oficialmente. Una frontera donde reina una frágil tranquilidad que mas bien disfraza la tensión en la que viven los soldados esperando a que un día a alguien se le ocurra abrir fuego.

Ese fue el escenario de la visita de esta frontera, ese fue nuestro tour de la JSA (joint security area) la cual se encuentra ubicada en Panmunjom. Les contare como fue nuestra visita desde el lado de Corea del Sur (o la República de Corea). Nuestro amigo Jordi del blog Mil Viatges nos contara como es la visita desde el lado norte.

El Tour de la JSA

Para poder visitar la JSA hay que contratar un tour con antelación, en nuestro caso era un tour de varias zonas de la DMZ, íbamos en un autobús con guía. Del resto del tour hablaremos mas adelante, aquí nos centraremos en la visita estrella (al menos era la mas esperada para mi) que fue la visita a lo que llame las “casitas azules” que podemos ver en la JSA.

Al realizar el tour, nuestro autobús se detiene al llegar a la zona militarizada (nunca entendí realmente por que se llama “desmilitarizada” pero esa es otra historia). Se sube un militar estadounidense y aquí es donde te quedas pensando “¿estadounidense? ¡pero si estamos en Corea del Sur!” eso se aclararía mas tarde durante la visita. Durante el trayecto nos da consignas y nos pide que no tomemos fotos (que dolor pero ni modo), que el nos dirá donde y cuando podemos usar nuestras cámaras.

Llegamos a una zona donde nos bajamos del autobús y solo podemos llevar nuestra cámara con nosotros, hay que calcular muy bien si tenemos frío o no ya que si llevamos la chamarra tenemos que dejarla puesta durante toda la visita de la JSA.

Allá vamos...

Allá vamos…

Antes de empezar la visita: vídeo y firma

Nos dirigimos a un primer edificio donde se pueden usar los baños, después entramos a una sala audiovisual en donde antes que nada nos distribuyen unas hojas que hay que firmar. En ellas básicamente dice que esta visita la hacemos bajo nuestro propio riesgo y que estamos conscientes de que en cualquier momento se puede abrir fuego y podemos salir heridos o muertos y que es nuestra responsabilidad. Y pues uno con tanto esfuerzo que paso para llegar ahí que mas podía hacer, pues firme.

Después empieza el vídeo y en el explica el conflicto, explica los países que están implicados del lado Surcoreano (y ahí sale Estados Unidos). Luego empiezan a hablar de ciertos aspectos como los lideres de Corea del Norte y el pueblo que esta justo después de la zona de la JSA llamado Gijungdong al cual apodan la “propaganda village” ya que nos cuentan que los norcoreanos han puesto edificios que ni se usan y que lo hacen solo para mostrar a los del sur lo bien que están. En ese momento pensé que como me hubiera gustado ver el vídeo que les muestran a los que hacen el tour del lado norte. Que de seguro ha de ser algo parecido pero al revés. Pero esas eran solo suposiciones mías.

El camino hacia las “casitas azules”

Al salir de la sala audiovisual teníamos que subirnos a un autobús diferente al nuestro, la razón: había unos vehículos de las “United Nations” que eran los únicos autorizados a circular por la zona a la que nos íbamos a aventurar. Nuestro soldado guía estadounidense iba siempre con nosotros y en el trayecto no podíamos tomar fotos 🙁 ni modo habría que esperar un poco mas.

Frente a Corea del Norte

Llegamos a la zona que podríamos llamar la “mas caliente” del lugar. Estaríamos frente a los soldados norcoreanos. Al bajarnos del autobús teníamos que hacer dos filas, y entrabamos en total orden y silencio. Teníamos que respetar al pie de la letra las consignas que ya nos habían dado, una muy importante: no establecer contacto visual con los soldados norcoreanos y no hablarles. En ese momento me hubiera gustado saber cuales serian las consignas que darían del lado norte, tal vez les prohibirían de no voltear a ver a los soldados surcoreanos o a los de la coalición.

Desde Corea del Sur, viendo hacia el Norte

Desde Corea del Sur, viendo hacia el Norte

Seguimos caminando en fila y de repente estamos ahí, frente a Corea del Norte, podemos ver las casitas azules que están en el medio de las dos coreas y frente a nosotros tenemos un edificio gris el cual ya pertenece al lado norte. Mientras nuestro soldado guía nos sigue explicando cosas y hace tiempo para que podamos entrar nosotros podemos tomar fotos 🙂 y vaya que aprovecho para tomar todas las fotos que pueda, quiero capturar ese instante, un instante en el que todo aparenta estar muy tranquilo pero a la vez tienes soldados que se miran de frente y se les ve en la cara la intención de actuar si el otro hace algo. Un momento raro, diferente, pero muy emocionante a la vez.

 

Entrando en las casitas azules

Entrar y salir de los edificios azules fue como un cometa, dura muy poquito solo el tiempo de que el soldado guía de unas cuantas explicaciones, tomar unas fotos y para fuera. Algunas cosas curiosas que vimos fue que:

  • Las mesas tienen unos micrófonos, nos dijeron que estos están grabando continuamente así que si decíamos algo iba a quedar grabado ahí.
  • En el edificio hay soldados de Corea del Sur en posición de guardia con los que es posible tomarse la foto. El dato curioso fue que cuando me puse al lado del soldado al principio pensé que era un maniquí 😮 se veía tan rígido, pero no, era una persona.
  • En las ventanas se podía ver a los soldados de Corea del Norte que se asomaban descaradamente para vernos y, eso nos lo dijo alguien que yo no lo alcance a ver, nos tomaron fotos. El soldado guía nos dijo que probablemente nos confundieron con un grupo VIP que iba a visitar el edificio ese mismo día.
  • Por unos segundos pudimos pisar Corea del Norte ya que los edificios están justo entre las dos Coreas.

Así que rápidamente salimos de los edificios azules. El clímax del surrealismo fue salir (en ese momento ya no podía tomar fotos pero quedo grabado en mi cabeza) y ver que del lado norte un grupo de turistas esperaba para entrar al mismo edificio que habíamos dejado!!! Turistas por acá y por allá.

Saliendo de la zona mas caliente

Salimos de la zona en la que se ven frente a frente los soldados, pero antes de terminar el tour de la JSA nos llevaron a un mirador desde el cual se podia observar la bandera de Corea del Norte, lo cual indicaba que ahí se encontraba el pueblo de Gijungdong (mejor conocido como la “propaganda village”). También pasamos frente al puente de no retorno y nos dejaron tomarle fotos. Este puente fue usado para realizar intercambio de prisioneros después del armisticio de 1953 y lleva ese nombre por que a soldados capturados por Corea del Sur se les dio la opción de volver a su país o quedarse en el Sur. Si decidían volver al norte cruzaban el puente pero nunca mas podrían volver.

 

Y para terminar la visita de la zona mas bélica de Corea del Sur: Museo y tienda de souvenirs

Creo que este fue uno de los puntos que mas me sorprendió, todo me esperaba menos encontrarme con una tienda de souvenirs en un lugar tan bélico y tan serio. Así que ya saben, se pueden llevar su llavero o un imán de la DMZ comprados directamente ahí. Nosotros nos llevamos un imán y unas monedas de Corea del Norte.

Ademas el lugar cuenta con un museo, pero he de ser sincera del museo lo que mas me llamo la atención es que había ¡una caja para tomarse fotos! si, podías llevarte la foto del recuerdo tuya con alguno de los escenarios de la DMZ de fondo. ¡Y todo esto completamente gratis!

Esta fue nuestra visita a la frontera entre Corea del Sur y Corea del Norte, como ya habrán leído muero de curiosidad por saber como es la misma visita pero del otro lado.

Mientras eso sucede, les invito a leer el relato de Jordi del blog Mil Viatges sobre su visita a la JSA del lado de Corea del Norte.

¿Quieres mas tips para viajar a Corea del Sur?

17 Comentarios

    • Gaolga 8 marzo, 2016 Responder
  1. Samanta 7 marzo, 2016 Responder
    • Gaolga 8 marzo, 2016 Responder
  2. Samanta 7 marzo, 2016 Responder
    • Gaolga 8 marzo, 2016 Responder
    • Gaolga 8 marzo, 2016 Responder
  3. Vero Touristear 12 marzo, 2016 Responder
    • Gaolga 13 marzo, 2016 Responder
    • Gaolga 15 marzo, 2016 Responder
  4. lizet 18 abril, 2016 Responder
  5. Jose 11 noviembre, 2016 Responder
    • Gaolga 14 noviembre, 2016 Responder

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *