El templo dorado de Amritsar, cuna de los sikh

Si tuviera que quedarme con un lugar, de todos los que visitamos durante nuestro viaje a la India, sin duda sería con el templo dorado de Amritsar considerado una de las maravillas menos conocidas de la India. En este lugar pasamos nuestra primera tarde en la región de Punjab y logramos alejarnos por completo del bullicio de la ciudad. Te lo contamos todo en este relato.

Un poco sobre la religion Sikh (se pronuncia Sij)

Creada por el Guru Nanak (1469-1539), el sijismo es la 9na religion en numero de creyentes. La doctrina básica consiste en la creencia en un único Dios y en las enseñanzas de los diez gurús del sijismo, recogidas en el libro sagrado de los sijes, el Gurú-grant-sajib.

A los hombres sikh se les puede identificar rápidamente por el turbante que usan, erróneamente confundidos con artículos arabes o musulmanes. Estando en contacto con ellos uno se va dando cuenta que hay mas símbolos de la religion, por ejemplo las pulseras de metal que deben ser usadas como símbolo de fe.

No todas las cinco K o artículos de fe son visibles, pero aquí va la lista.

  • kesh: pelo largo sin cortar
  • khanga: un pequeño peine de madera para recogerse el pelo
  • kara: un brazalete metálico
  • Kashera: ropa interior de algodón
  • kirpán: en sus orígenes era una espada ceremonial, pero actualmente no es más que una pequeña daga. Simboliza poder y libertad de espíritu, autorrespeto, la lucha constante del bien y la moralidad sobre la injusticia. El kirpán nunca debe desenvainarse para atacar, pero puede usarse para la autodefensa o para proteger a un tercero.

El templo dorado o Harmandir Sahib es visitado por los sikhs al menos una vez en la vida. Son los devotos quienes participan, de manera voluntaria, al mantenimiento y a las acciones caritativas del lugar.

Nuestra visita al Templo Dorado de Amritsar

Para llegar al templo tomamos un tuktuk desde nuestro hotel. Por suerte este lugar es conocido en toda la ciudad así que no hay pierde. Después de pasar por el típico trafico de la India llegamos.

Dentro del tuktuk

Para que vean que no exagero, aquí les dejo un vídeo del trafico que pasamos para llegar hasta el templo 😀

Guardando los zapatos y a taparse la cabeza

Al templo hay que entrar descalzo y con la cabeza cubierta (hombres y mujeres por igual). Traía una bolsita para cargar con los zapatos, no me encantaba la idea de traerlos conmigo todo el tiempo. Pero ¡cero pánico!. En el templo tienen un lugar donde le guardan a uno los zapatos, completamente gratis 🙂

Para taparnos la cabeza traíamos unas bufandas, pero para los que no traigan en la calle había bastantes vendedores con telitas anaranjadas para cubrirse la cabeza. El precio se los debo ya que no pregunté. Una vez descalzo y cabeza cubierta había que pasar por una mini piscina donde los pies se mojan todos (para purificarlos), para mi fue desagradable ya que no estoy muy acostumbrada a caminar descalza pero era el precio a pagar para poder entrar.

El templo al atardecer

Apenas entrar se ve que hay bastantes devotos en el lugar, pocos turistas, y lo que envuelve principalmente mi atencion es el templo dorado mismo. Llegamos justo al momento del atardecer y poder verlo era muy bonito. El templo dorado brillando en la mitad del lago era algo especial.

El templo brillaba

La arquitectura del Templo Dorado es una representación simbólica del pensamiento sikh. Este templo tiene cuatro entradas, una a cada lado, que simbolizan la apertura de los sijs a todas las religiones, entre otros aspectos. El templo está abierto a personas de cualquier religión, nacionalidad, sexo, color o raza. No existen restricciones para entrar, excepto la observancia de las normas de conducta más elementales como: cubrirse la cabeza, no usar zapatos, vestirse de manera modesta, ser respetuoso, sentarse en el suelo como muestra de respeto al Adi Granth y a Dios, no beber alcohol, no comer y no drogarse, entre otras.

Ademas escuchar los cantos que emanaban del templo, los cuales eran ampliados con bocinas para que se escucharan en todo el recinto, le daban aun mas un ambiente indescriptible al lugar.

Con los visitantes del templo hubo una anécdota divertida. De repente una familia se me acerco y me pidieron foto. Yo entendí que querían que les tomara una foto pero no: lo que querían era tomarse una foto conmigo. Tardé en entender lo que querían, fue muy chistoso. Encima de todo era una familia con dos niños y un bebé y me decían “hold baby” (carga al bebé)… como pude lo agarré y la foto salió como salió. Me pareció curioso cuando vi la foto darme cuenta que era yo la única que sonreía, todos salían muy serios. Total que fue un momento divertido 😀

Nos sentamos un momento en la orilla del lago, hay que poner atencion de sentarse con las piernas cruzadas para que los pies no den hacia el lago. Rápidamente un guardia del templo me vino a decir de mi error he he he 🙂

En el puente hacia el templo se puede ver una enorme fila, no sabíamos que era así que nos metimos.

Enorme fila

Entrando en el templo

Al hacer la fila uno ve unas pantallas con las letras de los cantos. Están en tres idiomas: hindi, ingles y el tercero supongo seria panyabí, el idioma de la región. Se avanza lentamente por ese camino dorado, todos muy pegaditos pero sin agobio. Cuando llegamos al templo (no se pueden tomar fotos dentro) se ven a unos señores leyendo un enorme libro, el cual supongo es el libro sagrado, la gente camina y reza. En ese momento nos dimos cuenta que estábamos entrando a un lugar muy sagrado para los sikhs, nosotros que sabíamos muy poco de esa religion. Nadie nos había impedido el paso por no ser sikhs ni nada, se siente la no exclusion en todo su esplendor. Lo contrario a lo que vivimos en Marruecos donde no podíamos entrar a ninguna mezquita ya que no eramos musulmanes.

El templo dorado al caer la noche

Al salir del lugar mas sagrado la noche ya había caído y tuvimos otra vision del templo dorado. De nuevo nos sentamos un rato a observar todo mientras los cantos seguían.

Sobre los voluntarios y las comidas gratis

Todo lo hecho en el templo debe efectuarse por la caridad de los mismos sikhs. Son ellos quienes ofrecen su tiempo y su dinero para hacer que todo funcione. Incluso se ofrecen comidas y alojamiento diariamente a quien lo necesite. Nosotros no comimos pero hemos visto otros viajeros que si lo han hecho con lo cual se comprueba una vez mas que los sikh ofrecen su caridad a todos por igual sin importar la religion.

Donaciones

Despedida

Con gran pesar nos despedimos del Templo Dorado, a pesar de que volveríamos al siguiente dia ya no seria lo mismo al no poder pasar tantas horas como lo hicimos esta maravillosa tarde.

Hasta luego Templo Dorado

¿Quieres consejos para poder viajar a la India?

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.