• Menu
Home » Países Bajos » ¿Cómo es visitar Zaanse Schans? un viaje al pasado

¿Cómo es visitar Zaanse Schans? un viaje al pasado

Vamos a mostrarte porque es una buena idea visitar Zaanse Schans, un lugar con molinos de hace 200 años, durante tu paso por Ámsterdam.

Visitar Zaanse Schans es como volver en el tiempo y degustar la tranquilidad. Si quieres hacer una pausa en las visitas citadinas de Ámsterdam, aquí te contamos cómo visitar este lugar y porque creemos que es una buena opción que deberías incluir en tu itinerario de visitas.

¿Qué nos hizo decidir visitar Zaanse Schans?

Resulta que no estaba en nuestros planes y ni siquiera sabía de la existencia de este lugar antes del viaje. El plan original era Ámsterdam, Gouda y si se podía Róterdam, que al final no se pudo. Pero como ya saben, después del sin sabor de Ámsterdam me puse a buscar otras opciones. No podía ser algo lejos de la ciudad, ya que nuestras noches ya estaban reservadas ahí. Zaanse Schans al estar tan cerca, era perfecta para hacerlo en una ida y vuelta el mismo día. Y además, después de ver las imágenes de estos molinos, el llamado es irresistible.

¿Cómo llegar a Zaanse Schans?

Desde la estación central de Ámsterdam hay que tomar un tren, hay que bajarse en la estación Zaanse Schans. Una vez ahí, tuvimos que caminar entre casas de estilo reciente hasta llegar al área donde se encuentran los famosos molinos. Hay que seguir los letreros. Pronto nos damos cuenta de que estamos llegando, en nuestro caso fue en nuestra primera parada, en un puente desde el cual se ve el paisaje con el agua y los molinos, muy bonito todo.

Te puede interesar  ¿Cómo ir del aeropuerto de Ámsterdam al centro?

Organiza un viaje por tu cuenta a Ámsterdam

Compara y adquiere tu vuelo barato a Ámsterdam

Compra aquí tus boletos de entrada en Ámsterdam sin hacer la cola

Encuentra tu hotel en Ámsterdam al mejor precio

Reserva tours y excursiones en Ámsterdam y en Español

Renta un automóvil en Ámsterdam al mejor precio posible

Reserva tu seguro de viaje en Ámsterdam con un 5% descuento

Reserva tu boleto de autobús

Allá están los molinos

¿Qué hay en los alrededores de los molinos de Zaanse Schans?

Antes de entrar en el área de los molinos, se pueden ver casas de un estilo tradicional, hay de todo: casas de verdad, tiendas de souvenirs, pequeñas granjas, etc. Aunque seguramente todo lo que está ahí es más que nada por el turismo, no me sentí en una de esas clásicas “trampas de turista”. Tal vez esto se debía a que era domingo y casi todos los negocios estaban cerrados.

Visitando los molinos de Zaanse Schans

Seguimos caminando y llegamos al área donde estaban los molinos. Pero antes de seguir nuestro camino había que tomar fotos, se sentía como si regresáramos en el tiempo teniendo esos grandes y viejos molinos frente a nosotros.

Zaanse Schans y sus molinos son una muestra del pasado preindustrial del país. Los molinos que teníamos frente a nosotros tenían más de 200 años de antigüedad y varios de ellos aún estaban en uso.

Seguíamos andando y los veíamos de cerca, generalmente tenían un letrero que indicaba su nombre e información de lo que se fabricó o fabrica en él. Por ejemplo, el molino llamado “El Gato” data del año 1782 y se utilizaba para fabricar polvos de colores. Se importaban los pigmentos minerales, por ejemplo el rojo y el amarillo desde Francia, y en el molino se convertía en polvo.

Te puede interesar  ¿Qué ver en Ámsterdam en un día? de la ilusión a la realidad

Como sucedió en las tiendas, los molinos también estaban cerrados al ser domingo. Ni modo, no pudimos visitarlos por dentro.

Lista de molinos de Zaanse Schans

  • “The Houseman” – especias (mostaza)
  • “The Crowned Poelenburg” – aserradero
  • “The Cat” – pigmentos
  • “The Young Sheep” – aserradero
  • “The Ox” – aceitero
  • “The Seeker” – aceitero
  • “The Cloverleaf” – aserradero
  • “The Motley Crew” – aceitero

¿Qué ver en Zaanse Schans además de los molinos?

Fue un lindo paseo y lo terminamos al regresar por el camino de los molinos visitando (por fuera) la fábrica de zuecos holandeses (zapatos tradicionales). Tenían un enorme zueco, los cuales son conocidos como “Klompen”, el cual se ha convertido en la foto clásica del lugar.

Me puse “en” el zapato XD

Terminamos el recorrido visitando las mini granjas.

¿Vale la pena visitar Zaanse Schans?

En mi opinión sí. Quedé muy contenta de este desvío del viaje, ya que alivió mi sin sabor del día anterior, está de más decir que es una visita que les recomiendo a todos aquellos en busca de paisajes que parecen sacados del pasado.

Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizan la compra de un producto aquí listado siguiendo estos enlaces yo recibiré una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para ustedes y así nos ayudan a mantener nuestro blog vivo.

Gaolga

Viajera y autora de Charcotrip. Se dedica a la creación de contenido con un único objetivo: ayudar a viajar a todos los que sueñen con ello.

Ver historias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.