fbpx

Las Islas flotantes de los Uros, otro modo de vida en el Lago Titicaca

Home » Perú » Las Islas flotantes de los Uros, otro modo de vida en el Lago Titicaca

¿Cómo es la vida en las Islas Flotantes de los Uros? nos vamos a descubrir una de las etnias que habitan en el Lago Titicaca en Perú.

Por fin habíamos llegado al Lago Titicaca, ese que salía en los libros, famoso por ser el lago navegable más alto del mundo. Empezaríamos el recorrido visitando las islas flotantes de los Uros, pobladores ancestrales del Perú los cuales hicieron del turismo un sostén para su economía, ello nos permitiría poder echar un ojo a sus costumbres, modo de vida y te lo mostramos aquí.

Cosas que pueden parecer imposibles para muchos de nosotros, vemos que es parte de la vida cotidiana de otras personas, como vivir en una isla flotante o tomar una lancha para poder ir a la escuela.

No te lo pierdas: Viajar a Perú, itinerario y tips para ir por tu cuenta

Las islas flotantes de los Uros son una agrupación de islas artificiales, todas estan construídas con totora. ¿Se acuerdan de los caballitos de totora que ya vimos en Huanchaco? pues ese mismo material se usa aquí.

¿Dónde se encuentran las islas flotantes de los Uros?

Las islas se encuentran al oeste del lago Titicaca, a unos 7 km de la ciudad de Puno.

¿Quieres organizar un viaje por tu cuenta al Perú?

Compra aquí tus boletos de entrada sin hacer la cola

Adquiere tu vuelo para Perú

¿Que hacer si tus maletas no llegan contigo?

Hoteles a los mejores precios en Perú

Renta un automóvil para tu viaje al mejor precio posible

  Reserva tours y excursiones en Español

Contrata tu seguro de viaje con IATI y obten un 5% de descuento por ser lector de Charcotrip

¿Quiénes son los Uros?

Los uros son un pueblo ancestral que se encuentran en la meseta del Collao y se pueden ver en Bolivia, Perú y algunas zonas vecinas de Chile. Los grupos que se pueden encontrar son:

  • En Bolivia: Iruitos, Chipayas y Muratos
  • En Perú: los Urus Puno y sus 80 islas flotantes, los Kapi, urus Titino y urus Chulluni

Nuestra visita a las islas flotantes de los Uros

Muchas de las islas tienen un cartel que muestra su nombre, para dar la bienvenida a los visitantes. Esto quiere decir que hay muchas islas que están abiertas a los visitantes, se podrían ver como distintos locales de un centro comercial y uno al realizar el recorrido visitará una, no sabemos cual.

A nosotros nos tocó visitar la isla Ratuki Qantaniwa ,en la cual nos recibió la jefa de la isla.

Visitando la Isla Ratuki Qantaniwa

La lancha rápida, que ya había bajado la velocidad al acercarnos a las islas flotantes de los Uros, se estacionó en la isla donde unas señoras muy animadas, y de ropajes de colores muy bonitos, nos saludaban y nos daban la bienvenida. Una de ellas era la jefa de la isla y la otra señora, no recuerdo si era su familiar. Lo que sí recuerdo es que me encantó su ropa, azul turquesa y rosa fucsia es una combinación que me encanta.

Al comenzar a caminar por la isla al instante se sintió la diferencia, esta superficie era otra, eso ya lo sabíamos pero nuestros pies no. Una sensación rara, pero agradable, caminar en el piso de totora.

Pero ¿como era posible una isla de totora? para esto al inicio de la visita la jefa de la isla y las mujeres que la acompañaban nos explicaron como era el proceso de crear la superficie con la totora, una vez que esta se seca, el cual consiste en trenzar capas y capas de totora seca. La verdad es que hacen maravillas con esta planta que crece en el mismo lago.

Las capas de totora se deben renovar constantemente, ya que se van desgastando. Las islas pueden tener ¡hasta tres metros de espesor!

Todo esto me hizo pensar a las técnicas que usaban los mexicas para sembrar encima de un lago, lo que tiempo después se convertiría en la Ciudad de México.

Durante la visita, pareciera que los hombres no existen, ya que no se ve ninguno en la isla. Si hay hombres, lo que pasa es que en el día se van a la pesca, otra de las actividades de los uros. Además de esto se trata la totora, que no solo se usa para hacer la isla en sí, también se utiliza para crear embarcaciones y las casas de los Uros, además de los recuerditos para los visitantes.

Y hablando de pesca, otra cosa de la que nos hablaron en la visita fue de la comida la cual, además de peces y aves, se compone de quinoa, una maravilla del Perú, y de papas. Hay que recordar que Perú es el “país de la papa” y tienen una muy extensa variedad de tipos de papa.

Al terminar la presentación, caminamos por la pequeña isla y podemos visitar la casa de la señora que asistía a la jefa, me encantó ir con ella y después de ver su morada le pedí una foto y ella amablemente aceptó 🙂

Nos despedimos de ellas al subirnos a una embarcación de totora que nos llevaría a otra isla, que no recuerdo su nombre pero la apodé la “isla de los recuerditos”. Básicamente ahí había varios puestos de souvenirs y un lugar donde nos sellaban el pasaporte (nada oficial, es solo un buen recuerdo).

Al irnos las señoras nos despidieron con entusiasmo 🙂 seguramente se prepararían para después recibir un nuevo grupo de visitantes.

Paso por la Isla de los recuerditos

Llegamos a la isla donde de cierto modo se concentraban todos los visitantes de las islas aledañas, si no recuerdo mal esta era una isla algo más grande. Hay que saber que además hay islas con escuelas y otros lugares de la “vida diaria” y las pudimos ver al movernos en la embarcación.

Después de estar ahí un rato se llegó el momento de partir. La visita duró algo como una hora y sí me gustó.

Polémica por “venderse al turismo”

A muchos, puede que no les guste el hecho de que algunas de estas islas están completamente dedicadas al turismo. Que eso les hace perder parte de su esencia. Yo no estoy de acuerdo, mas bien yo creo que si gracias a eso pueden seguir existiendo, espero que les vaya bien.

Hay que tener en cuenta, que esta es una forma de vida expuesta a la extinción. Algo que sucede con muchas etnias, por desgracia. Puno es una gran ciudad, que además es cercana, muchos jóvenes probablemente decidirán irse a la ciudad para hacer su vida y tal vez cada vez habrá menos islas.

Sé que sueno fatalista. Pero es solo para poner en perspectiva, es algo muy bueno el hecho de que si las comunidades logran encontrar un justo balance entre existir, no solo sobrevivir. Con esto logran permanecer presentes.

Si te gustó este artículo, compártelo en Pinterest:

Te mostramos que se puede ver en una visita a las Islas Uros en el Lago Titicaca, aprenderemos sobre su modo de vida adaptado al lago

Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si realizan la compra de un producto aquí listado siguiendo estos enlaces yo recibiré una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para ustedes y así nos ayudan a mantener nuestro blog vivo.

¿Te gustó este artículo? Suscríbete y recibe la newsletter cada mes con consejos y destinos viajeros que te pueden interesar. Ademas te llevarás tres fondos de pantalla para tu celular de regalo ¡GRATIS!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.