• Menu

Fortnum & Mason, el mejor lugar de Londres para comprar y tomar té

Durante nuestro viaje a Londres, nos fuimos al famoso almacén Fortnum and Mason para tomar té, además de comprarlo. Esta visita fue toda una experiencia, que queremos compartir aquí. Además, te contaremos cómo puedes hacer la visita tú también.

¿Qué venden en Fortnum and Mason?

Esta tienda fue fundada en 1707 en la calle de Picadilly en Londres. Su producto principal es el té, pero también podemos encontrar diversos productos alimenticios como: chocolates, mermeladas, galletas, miel, pastelitos, café y muchas cosas más. Además, tienen a la venta productos para tomar el té, como tazas, cucharas, coladores, etc.

Otro producto muy famoso de la tienda son las canastas, estas tienen una silueta tradicional de la tienda. De hecho, para los que han visto la serie The Crown, pueden ver cómo un asistente le lleva al príncipe Carlos una canasta de Fortnum and Mason.



¿Cómo llegar?

En la actualidad, existen varias localidades para las tiendas y restaurantes/bares de la cadena inglesa, pero, la más iconica es la de Picadilly y ahí es a donde nos dirigimos.

Para llegar hay que tomar el metro y salir en las estaciones Picadilly o Green Park. La tienda está prácticamente en el medio de las dos, así que no hay mucha diferencia en salir en una o la otra.

Al llegar, los brazos que sostienen las lámparas nos reciben.

¿Cómo hacer para tomar el té en Fortnum & Mason?

Para poder tomar el té en el Furtnum and Mason de la calle Picadilly, lo mejor es probar la experiencia del “Afternoon tea” que se toma en el salón de té “Diamond Jubilee”. Este se encuentra en la parte de arriba del edificio del almacén, que antes eran los apartamentos de la familia Fortnum, después fueron departamento de antigüedades y un restaurante.

Es solo a partir de 2012 que se convirtió en un salón dedicado enteramente al culto del té. (nota, debido a las restricciones actuales el salón de té está cerrado al público).

Para poder visitar este salón hay que reservar con bastante anticipación (puedes reservar en el sitio de Fortnum and Mason), no hay que pagar por ello, pero si es prácticamente obligado hacerlo, ya que es muy concurrido. Después entenderíamos la razón.

La experiencia de tomar el té en Fortnum & Mason

Al llegar tuvimos que esperar un poco para que nos dieran una mesa, a pesar de tener una hora reservada el lugar era bastante concurrido. De ahí la importancia de reservar, de hecho, los que llegaban sin una reserva de plano no podían recibirlos.

Hasta ese momento, me decía que para qué tanta molestia 😀 pero mientras esperábamos me puse a contemplar el enorme piano que tenían en la recepción.

Cuando nos toca entrar, escogemos nuestra formula. La “Afternoon Tea” la cual consiste de una amplia selección de tés, y aquí aplica lo de “all you can drink” (todos los que puedas beber), acompañado de botanas diversas como sandwiches, panes para untar con mermeladas varias y postrecitos.

Hay otras formulas que trae solo cosas saladas, o más elaboradas, pero nosotros queríamos probar tanto dulce como salado. Además que, cuestión presupuesto, la experiencia es algo cara (pero vale la pena)… 60 libras esterlinas por persona.

Una vez que hemos escogido nuestra “formula”, empiezan a llegar las delicias. Tengo que ser sincera, al inicio no tenía mucha fe en que lo que nos dieran nos fuera a llenar el estómago, pero la amiga que nos había recomendado la experiencia nos había advertido “vengan con hambre”. Y ¡cuanta razón tuvo! porque la otra cosa es que lo que nos traen de primer momento, si queremos más por decir del sandwichito nos van a traer mas y estaban deliciosos, ¡todo estaba muy rico!

Y para los tés, nos llega otro menú aparte. La selección es enorme, pero, aun así, logramos probar varios tés, muchos se han convertido en nuestros favoritos al día de hoy. Algunos de los que más nos gustaron son: wedding breakfast, royal blend, strawberry black tea, entre otros.

Además de los postres que vienen en los platitos, tienen un carrito de pasteles de los cuales escogemos y nos traen un pedazo. Ya estaba muy llena, pero no quería irme sin probar el pastel de chocolate negro, delicioso.

Ya al momento de irnos, la chica que nos atendió nos guardó en una bolsita las mermeladas (que también son de fortnum and mason) que no habíamos terminado, de hecho una ni la abrimos. Después supe que, a diferencia de otros restaurantes de tipo “refill“, aquí si se podía uno llevar lo que no había terminado. Una sorpresa agradable.

No crean que se puede uno quedar ahí sentado por horas y horas, hay un tiempo limite, pero la verdad es que no se siente ni apresurado, ni que te estén corriendo. Es más, tanto es así que no puedo recordar cual era el “tiempo limite”. (si lo encuentro vendré a ponerlo aquí).

Como sugerencia, para aprovechar el tiempo, no esperen a terminar todo el contenedor de té o toda la comida para ir pidiendo refill, con esto optimizarán bastante el tiempo 🙂

En resumen la experiencia del Afternoon Tea fue maravillosa, esperamos poder repetirla cuando volvamos a Londres.

Y después de probar diferentes tipos de tés, es inevitable irnos de ahí sin adquirir algunos de los que más nos gustaron. Además de dar una vuelta por todos los departamentos del enorme almacén. ¡Hasta una vela aromática me compré!

Algunos de los enlaces en este artículo incluyen enlaces de afiliados. Esto significa que si compran un producto aquí listado siguiendo estos enlaces, nosotros recibiremos una comisión. El uso de este enlace no incrementa el precio final para ustedes y así nos ayudan a mantener nuestro blog vivo.

Olga Grijalva Alvarez

Soy una viajera y creadora de contenido de viajes con 17 años de experiencia. Mi objetivo es compartir información útil para ayudarte a planear tus aventuras. He visitado más de 40 países y estoy emocionada por compartir mi experiencia contigo.

Ver historias