Visita a la Zona Arqueológica de Monte Alban

Si estas de visita en el estado de Oaxaca no te pierdas uno de los sitios arqueológicos mas importantes de la cultura zapiteca: Monte Alban.

Información para Visitar el sitio arqueológico de Monte Alban

¿Cuanto cuesta?
64 pesos (si quieren tomar video se paga un precio extra)

¿Cuales son los horarios? 
De 8:00 AM a 5:00 PM

¿Se pueden tomar fotos?
Si. Solo que para tomar vídeo hay que pagar una tarifa extra.

La zona arqueológica de Monte Alban forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO,conjuntamente con el Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca, desde 1987.

UNESCO

UNESCO

¿Como llegar al sitio arqueológico de Monte Alban?

Para ir desde la ciudad de Oaxaca, tomamos un camión que sale desde una agencia de viajes llamada “Viajes Mitla”. Ya teníamos la dirección anotada y todo, no buscábamos la excursión, ni guías, ni nada, simplemente el transporte, pero en todo el camino nos acosaba gente diciendo “tours a Monte Alban” y nosotros “no gracias” y al irnos acercando a la dirección que teníamos “Mina 509” que empieza una señora a acosarnos con que “Excursión a no se donde y blablabla” y nosotros “no gracias” pero insistía e insistía y le dijimos “no gracias ya sabemos a donde vamos” y nos dice “si, si esa agencia es la nuestra solo que cambiamos de dirección a Mina 501” ¡demonios! primero no le creíamos nada y después *gulp* resulto que SI era esa la agencia 😮 cuando nos dimos cuenta de nuestro error le dijimos a la señora “lo que pasa es que en todo el camino nos han acosado tanto que ya no le creíamos a nadie”.

Bueno pasado esto, resulta que llegábamos a buena hora por que el camión a Monte Alban salia en unos 20 minutos, así que pagamos los 48 pesos por persona y yo para pasar el rato me compre un rico jugo de naranja recién exprimida en una carretita que estaba justo al lado de la oficina.

Y entonces llego el camión, después de varias vueltas y saltos (por que el camino esta algo escabroso en algunas partes), llegamos a la zona arqueológica.

Y llegamos a Monte Alban

Y llegamos a Monte Alban

A pesar de que Monte Albán se encuentra a solo 8 kilómetros al poniente de la ciudad de Oaxaca el camino es de subida y por eso toma tiempo.

Visitando la zona arqueológica

Y aquí empieza nuestra caminata, teníamos en total unas 3 horas aproximadamente para ver todo el lugar para poder tomar el transporte de regreso (se iba como a las 2 y media si mal no recuerdo).

Para ubicarse un poco en el contexto de esta ciudad hay que tener presente que existió al mismo tiempo que Teotihuacan. Parecía que existían alianzas políticas y comerciales entre las dos urbes pero estas cesaron tiempo antes de que Monte Alban cayera en declive. Si, esta ciudad al igual que muchas otras cayo en el abandono mucho antes de que llegaran los españoles. Y puede ser que sea gracias a eso que hoy en dia podemos disfrutar de estas ruinas arqueológicas. 

Comenzamos viendo el Edificio X, el Palacio del Ocote (del cual quedaban solo los cimientos) y otro edificio del cual no recuerdo el nombre. Llegamos a un punto donde se podia observar el valle entero. Se entendía por que la ciudad se había construido ahí, el lugar era privilegiado.

Durante nuestro camino por el recinto pudimos observar bastante fauna, empezando por un lindo pajarito de cabeza roja. Luego una linda lagartija. Mas adelante un llamativo chapulin.

Nos dirigíamos hacia el edificio que subiríamos y nos permitiría tener una vista global del sitio, nos encontramos con una estela en lo alto. Al llegar a nuestro destino pensé en el dolor que me causaría subir esas escaleras (al siguiente día sobre todo). Pero ellas lo saben, ellas te dicen “te voy a dejar molido, pero yo se que quieres subir… no te puedes resistir” y es que estando ahí ya que se puede hacer 🙂 ni modo, pues subir. Hay que obedecer a la pirámide:

¿El esfuerzo valió la pena? vamos a ver:

Yo diría que si, a pesar de que sentí que con mi cámara no pude captar la grandeza del sitio ante mis ojos lo era. Desde ese punto en el que estábamos se podía apreciar la Gran Plaza en el medio, el Patio Hundido justo al lado y la Plataforma Sur al fondo. Después de admirar un rato la vista, tocaba bajar y seguir caminando por el sitio (la Plataforma Sur nos esperaba).

Hacia abajo

Hacia abajo

En el camino nos encontramos con varios edificios de Tumbas, en la fotografía podemos ver la 104 (no me pregunten por que se llama así). Esta parece ser una de las mas importantes del sitio (hay varias), cuando fuimos estaba cerrada al publico pero parece ser que dentro de ella hay pinturas y ofrendas funerarias. Al seguir caminando nos encontramos con la Estela 18, en todo el sitio se pueden observar varios de estos “grandes anuncios” que tienen jeroglíficos y conmemoran sucesos importantes de la ciudad.

En ese momento el rayo del sol era directo y no teniendo ninguna sombra para refugiarse hice lo que toda persona cuerda haría: saque mi paraguas (que se convirtió en parasol), ya varias señoras que visitaban el lugar hacían lo mismo así que no me sentí rara. Tenia que guardar fuerzas para la plataforma Sur. Pero antes de eso nos encontramos con el edificio L y un montón de piedras grabadas con formas humanas. También un poco de sombra.

Un edificio me llamo la atención particularmente, a pesar de no saber como se llama, ya que era totalmente verde. Es impresionante como la naturaleza reclama lo suyo cuando se le da la oportunidad.

Edificio verde

Edificio verde

Y llego el momento de subir a la Plataforma Sur. Duro.

Subiendo a la plataforma Sur

Subiendo a la plataforma Sur

Pero al igual que la vez anterior valió la pena. La vista era muy buena y hasta pude ver a gente trabajando en la Gran Plaza. Desde ahí arriba de nuevo tuve una vista hacia el valle, esta vez podía ver mas ciudad que en la Plataforma Norte.

Y al comenzar a bajar la plataforma paso algo inesperado. Nos encontramos en la escalera con Ángel y Edith dos chicos muy simpáticos con los que nos quedamos platicando un buen rato, de una y mil cosas. Fue muy relajante estar ahí en la escalera de la pirámide platicando agusto. Después de la platica nos despedimos y por desgracia nunca mas los volvimos a ver.

Cuando finalmente bajamos (por que ya no nos quedaba mucho tiempo antes de que llegara el camión a recogernos) fuimos a ver lo que era el juego de pelota zapoteca.

 

Juego de Pelota (no podia faltar)

Juego de Pelota (no podia faltar)

Despidiéndonos de Monte Alban

Seguimos nuestro camino, con algo de prisa, afortunadamente llegamos a tiempo para tomar el transporte de regreso a Oaxaca. Y yo seguía con mi parasol. 🙂

12 Comentarios

  1. bleid 5 febrero, 2013 Responder
  2. Gaolga 6 febrero, 2013 Responder
  3. xiaofeng 7 febrero, 2013 Responder
  4. Eva Puente Maya via Facebook 15 marzo, 2015 Responder
  5. Almu Rj via Facebook 15 marzo, 2015 Responder
  6. Mauxi Leal via Facebook 16 marzo, 2015 Responder

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *