Parque Nacional Amboseli o el paraíso de los Elefantes

Imagina un lugar donde los elefantes son libres, un lugar donde no tienen miedo a los humanos porque no tienen los malos recuerdos de que los maten por sus enormes colmillos. Un lugar donde la población prospera tanto que ayudan a poblar otras áreas donde ya no abundan.

Ese lugar parece existir solo en nuestra imaginación… pero no, ese lugar es real. Se llama Parque Nacional Amboseli.

Te puede interesar: tips para organizar tus safaris en Kenia y nuestra opinión sobre Udare Safaris

El PN Amboseli se encuentra en el sur de Kenia y tiene 392 kilómetros cuadrados. Desde el se puede ver el Kilimanjaro (siempre y cuando las nubes lo permitan). Es el segundo lugar mas popular, en cuanto a avistamiento de fauna, de Kenia después de Masai Mara.

En el parque vivió Echo, una matriarca que falleció a los 60 años de edad en 2009. Fue uno de los paquidermos mas estudiados en todo el mundo y al morir era la matriarca de una familia de 40 elefantes. La BBC realizo una trilogía de documentales sobre ella.

Según la Amboseli Trust for Elephants en el parque hay alrededor de 1500 elefantes. Pero claro, no hay solo elefantes, hay una variedad de especies que si bien no es tan enorme como en Masai Mara ofrece un ambiente muy diferente de la reserva.

Llegando al PN Amboseli

En el camino se podían ver a jirafas, cebras y otros animales. Colleta nos explicó que lo mas probable es que debido a las lluvias varias partes del parque estuvieran semi inundadas y los animales se fueron a otras zonas a buscar pasto. Con esto ya nos hacíamos a la idea de que si les veíamos fuera quería decir que no estarían dentro. Pero bueno es lo que hay. Llegamos directo al hotel para comer y de ahí nos fuimos al parque.

Los elefantes de Amboseli

Vamos directo al grano: los elefantes. Aunque no solo vimos elefantes pero esa tarde la mayoría de animales que vimos eran paquidermos (y muy posadores para las fotos ^^ ).

Nos encontramos con algunas zonas del parque que habían sido declaradas como «elephant free» la razón: para que los arboles se pudieran regenerar y es que cuando un elefante tiene ganas de rascarse con un árbol simplemente ya no hay árbol después de eso. Y efectivamente se podía ver de lejos las zonas que estaban, por decirlo así «algo devastadas» que necesitaban regenerarse.

Rápidamente después de entrar empezamos a encontrarnos con elefantes. Primero nos encontramos con una serie de machos, y aquí el primero:

Era impresionante ver como estaban tan tranquilos y parecía que ya veían a los autos de los safaris como parte de la decoración. Aunque siempre estaba nuestro conductor listo para salir rápidamente en caso de que alguno de los paquidermos tuviera ganas de ir contra el vehículo. Por suerte no pasó ^^.

Después nos encontramos a otro macho, era obvio que era un macho porque se dejaba ver su enorme atributo (bueno, en la escala de los elefantes es la talla normal). De broma le llamábamos la «quinta pata» XD y es que si parecía casi como una de las extremidades, sin exagerar 😮

Y aquí un vídeo del guapo elefante:

Una cosa que hay que poner atención, miren como agarra la comida y la limpia antes de comerla. Hay una razón para esto, los elefantes mudan de dientes solo 6 veces en su vida y entonces cuando llegan a la 6ta muda saben que se acerca su fin. Así que desde el inicio de su vida para ellos es primordial cuidar sus dientes para que cada muda dure lo mas posible y se mantengan en perfecto estado para poder comer. Claro, eso no evita que llegue el fatídico momento en que ya los dientes de la ultima muda no servirán y perecerán al no poder alimentarse en la vejez.

Es como cuando a nosotros nos dicen que hay que cuidar nuestros dientes, pero para ellos es literalmente de vida o muerte.

Y conforme pasaba el día se confirmaba lo que suponía mas temprano: muchos de los otros animales (cebras, jirafas) no estaban en el interior del parque y es que muchos de los prados estaban semi inundados. Pero bueno los elefantes si estaban y nos estábamos deleitando de verlo tan de cerca y en paz porque encima había muy pocos turistas 🙂

En el camino nos encontramos con una de las aves que ya les conté que es de mis favoritas: la secretaria 🙂

Hola secretaria

Y seguimos andando y nos encontramos con otro elefante que nos permitió observarlo un buen rato mientras comida y caminaba lentamente, verlo caminar hacia nosotros es muy imponente como podrán imaginar.

Estábamos tan cerca de el que hasta pudimos hacernos una «selfie elefante» 😀

Con el elefante

Nos quedamos un buen rato con el y cuando avanzamos nos encontramos con algunas zonas semi inundadas el las cuales había varias aves buscando comida. Y nos encontramos con la razón por la cual los automóviles no deben de salirse del camino en los safaris: las aves pueden hacer sus nidos justo al lado del camino, eso Coletta ya nos lo había dicho y en ese momento lo pudimos ver con nuestros ojos. Ahí estaba el ave en su nidito de piedras muy cerca del camino 🙂

El sol comenzaba a ocultarse y nuestro tiempo en el parque estaba terminando pero no nos fuimos sin encontrarnos con una gran familia de elefantes. Estas se componen de hembras que tienen vínculos sanguíneos (son primas, hermanas, hijas) acompañadas de sus bebes. Todas dirigidas por una matriarca, que es la elefanta de edad mas avanzada. Ella es la encargada de guiar al grupo y, haciendo uso de la buena memoria de la que goza la especie, las lleva a los mejores lugares para pastar, etc.

Y ¿los machos?, ellos viven apartados de las familias y cuando uno de los bebes llega a la edad adulta debe de irse. Los machos viven apartados y se acercan a las hembras solo para lo que ya se imaginan XD (hacer mas elefantitos). Entre ellos se pelean para ver quien tendrá derecho de ir a buscar a las hembras disponibles. Por lo que no es raro ver a algún elefante macho cerca de una familia, esta al acecho de las hembras. Es fácil verlos ¡la diferencia entre machos y hembras es enorme!. Como este que vimos aquí:

Macho al acecho

Y ya casi nos íbamos del parque y nos encontramos con una hiena que vagaba solitaria. Ya en este momento sabíamos que la vista del Kilimanjaro con los elefantes no seria posible. Pero lograría verlo al siguiente día en la mañana.

Hiena solitaria

Y después de esto dejamos el parque nacional de Amboseli, volveríamos al siguiente día para una despedida rápida. ¿Que animales nos esperarían? seria la sorpresa.

Hasta luego Amboseli

No seas tímido(a), dejanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.